Cáncer de próstata: nuevo escáner podría reemplazar exámenes invasivos

La resonancia magnética se asoció con la detección de aproximadamente el doble de cánceres significativos en comparación con la prueba de antígeno prostático.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), existen dos pruebas que se usan de manera común para detectar el cáncer de próstata: la prueba del antígeno prostático específico y el tacto rectal. En la primera se hace un análisis de sangre para medir el nivel de una sustancia producida por la próstata y en el segundo, el doctor inserta un dedo enguantado y lubricado en el recto para sentir si hay algo anormal.

Cáncer de próstata: nuevo escáner podría reemplazar exámenes invasivos

Resulta común que los hombres se sientan incómodos con el tacto rectal, por lo que un grupo de investigadores desarrolló un nuevo escáner de cáncer de próstata que, en sus palabras, es lo suficientemente preciso para reemplazar las técnicas que se tienen en la actualidad y que pueden resultar invasivas.

imagen-cuerpo

Puedes leer: 5 consejos para prevenir el cáncer de próstata

Prostagram: el escáner que podría servir para la detección del cáncer de próstata

Los investigadores explican en JAMA Oncology que en el cáncer de próstata se encuentran disponibles varias modalidades de diagnóstico por imágenes, pero que la evidencia se limita al uso en hombres dentro de la atención secundaria en lugar de la población general.

“Por su parte, la resonancia magnética (IRM) multiparamétrica con contraste resulta una prueba de diagnóstico que tiene buena precisión para detectar el cáncer clínicamente significativo en hombres que han sido remitidos al hospital con un nivel alto de antígeno prostático específico”, se puede leer en este journal.

El estudio Imperial Prostate 1 Prostate Cancer Screening Using Imaging conocido como “IP1-PROSTAGRAM” fue establecido con el objetivo de determinar el rendimiento de las pruebas de diagnóstico por imágenes para la detección del cáncer de próstata.

En el artículo se menciona que todos los participantes dieron su consentimiento informado por escrito y que los varones debían cumplir con los siguientes criterios de elegibilidad para participar en el estudio:

+ tener de 50 a 69 años con una esperanza de vida de al menos 10 años, siempre que no se hubieran sometido a prueba del antígeno prostático específico (PSA) o resonancia magnética de próstata en los 2 años anteriores

+ que no hubiera tenido una infección urinaria o prostatitis en los 6 meses previos

+ que no tuviera antecedentes de biopsia de próstata, cáncer de próstata ni ninguna contraindicación para la resonancia magnética

“El tacto rectal sólo se realizó después de la recolección de la muestra de sangre para la prueba de antígeno prostático específico”, añadieron

Los investigadores indican que la puntuación de la resonancia magnética tuvo mucho que ver y que se obtuvo un resultado simular o superior a la prueba del antígeno prostático específico.

“De 406 pacientes, 72 tuvieron una puntuación de resonancia magnética (RM) de 3 a 5, y 40 tuvieron un resultado positivo en la prueba de PSA. De 405 pacientes, 96 tuvieron un resultado ecográfico positivo (puntuación de 3-5), que también fue superior al resultado de PSA. Si el umbral para la resonancia magnética y la ecografía se estableció en una puntuación de 4 a 5, 43 de 406 pacientes tuvieron resultados de resonancia magnética positivos, lo que fue similar a los resultados de la prueba del PSA”, detallaron.

imagen-cuerpo

También te puede interesar: Terapia hormonal y radiación podrían ayudar con el cáncer de próstata

¿Qué significa esto para el cáncer de próstata?

En JAMA Oncology se puede leer que la resonancia magnética se asoció con la detección de aproximadamente el doble de cánceres clínicamente significativos en comparación con la PSA, usando los puntajes más altos de resonancia magnética y ecografía de 4 y 5 para indicar que hubo un resultado positivo en la prueba de detección del cáncer de próstata.

Los especialistas se mostraron entusiasmados por los resultados, pero señalaron que su estudio tiene limitaciones, pues no todos los participantes se hicieron biopsias (lo cual era necesario), la estrategia de reclutamiento podrían introducir sesgos de selección y el protocolo de ecografía no incluyó realce de contraste, lo que pudo haber disminuido sus características de rendimiento.