“No tuve grandes dolores hasta que tosí sangre. Era cáncer de pulmón”

El cáncer de pulmón es el más letal de todos los cánceres; mueren 6,700 personas al año: INCan

Oscar Adams no tuvo grandes dolores ni otros síntomas de cáncer de pulmón que le hicieran preocuparse… hasta que tosió y expulsó sangre. Se estaba bañando cuando ocurrió.

“No tuve grandes dolores hasta que tosí sangre. Era cáncer de pulmón”

“La primera vez no le di mucha importancia y como a los cuatro días que me encontraba igual, bañándome, sucedió lo mismo. Ahí ya me preocupé, fui a ver a un médico internista que me hizo unas radiografías, vio algo que no le gustó mucho y pasó a hacerme una tomografía donde apareció el cáncer muy avanzado”, relata Oscar para SuMédico.

Le diagnosticaron cáncer de pulmón y considera que en un inicio el impacto fue muy fuerte, pero que ahora ya está más tranquilo y maneja las cosas de mejor manera. Le extirparon un pulmón, lleva siete quimioterapias, 33 radiaciones y sobrevive, a pesar de que los médicos le dijeron que ya no tenía remedio.

El 5 de abril se conmemora el día nacional del cáncer de pulmón y aquí te dejamos lo que debes saber sobre este padecimiento.

imagen-cuerpo

Foto: proporcionada por Oscar

Puedes leer: Tabaquismo incrementa riesgo de covid-19 grave y cáncer de pulmón

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de pulmón?

El doctor y especialista en medicina interna por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Celaya, explica para SuMédico que en etapas tempranas, el cáncer de pulmón podría pasar desapercibido debido a que los síntomas pueden significar muchas cosas.

“Un cansancio, fatiga, una tos… por la contaminación, una tos podría pasar desapercibida, pero cuando es una tos recurrente o con flemas con sangre ya debería llamar la atención. También se puede llegar a tener dolor torácico, dolor en el pecho, dificultad para respirar, cansancio y pérdida de peso sin explicación”, advierte.

Estos síntomas, expresa el doctor, deberían ser una advertencia de que cualquier cambio en un hábito que antes no se tenía tendría que ser algo que no debería darse por sentado. El doctor Celaya pone un ejemplo

“Una persona que no tose y que de repente es un tosedor recurrente o todos los días tose y está cansada, no debería pasar desapercibido que podría tener este tipo de cáncer ni hacer menos estos síntomas”, declara.

“Era cáncer en fase 4 terminal”

Oscar platica que la tomografía reportaba que era cáncer en fase terminal, con un adenocarcinoma en el pulmón derecho de 11 centímetros, aproximadamente.

“Tengo un gimnasio para niños, para gimnasia olímpica, y cuando fui a recoger los estudios de la tomografía y regresé al gym me senté, abrí los resultados y empecé a leer lo que decía. No necesité ser doctor ni nada para darme cuenta de que la situación era bastante complicada. En ese momento el mundo se me vino encima”, relata.

Con 7 mil 810 nuevos casos cada año y 6 mil 700 decesos por esta causa, el cáncer de pulmón representa el más letal en nuestro país y el sexto tipo de cáncer más frecuente en México, solo detrás del cáncer de mama (27 mil 500 casos anuales), cáncer de próstata (25 mil al año), cáncer colorrectal (15 mil cada 365 días), cáncer de tiroides (12 mil cada año) y cáncer cervicouterino (7 mil 870), informó para la Secretaría de Salud el director general del Instituto Nacional de Cancerología (INCan), Abelardo Meneses.

“En ese momento me sentí muy mal, llegó mi esposa, le comenté y juntos empezamos a hablar sobre este tema. Me acuerdo que le dije que de esa cosa no me iba a morir”, recuerda Oscar

imagen-cuerpo

También te puede interesar: Cáncer de pulmón: tasas de mortalidad bajan con avances en tratamiento

Cáncer de pulmón: ¿Qué lo causa?

El doctor Celaya expone que en el caso particular del cáncer de pulmón lo que se ha visto más relacionado con el daño celular es la exposición a ciertos humos, siendo el humo del tabaco el más frecuentemente asociado a esta neoplasia.

“Las personas que fuman casi tienen 25 veces más probabilidad de tener cáncer de pulmón que los no fumadores. En México, aunque nuestra incidencia de tabaquismo no es muy alta, tenemos otro estímulo importante para el desarrollo del cáncer pulmonar como lo es la exposición al humo de leña”, detalla.

El especialista manifiesta que este factor se sigue viendo mucho en zonas rurales y en algunas áreas conurbadas donde las personas siguen cocinando con leña.

“Las personas inhalan este humo, provoca daño en las células y estas comienzan a transformarse”, revela el experto

“Por la pandemia no he podido ir a mis consultas… y faltan meses para que pueda vacunarme contra covid”

“Lamentablemente por la pandemia no he podido ir a mis consultas. En agosto cumplo 60 años y ya por cuestión de edad, por haber recibido quimioterapias y radioterapias y el hecho de solo tener un pulmón me hace situarme en el grupo más vulnerable de todos. La verdad me dio mucho miedo asistir a mis revisiones”, señala Oscar.

Menciona que en sus redes sociales sigue al INCan y que en una ocasión vio un video del director del instituto diciéndole a las personas con cáncer que si no existía una necesidad urgente de asistir, que no asistieran.

“Es algo que me preocupa porque ya va a ser un año de que no me checo. Creo que ahorita, por lo menos hasta que me vacunen, va a ser complicado que pueda asistir a la Ciudad de México porque radico en Cuautla, Morelos. Tengo que tomar autobús, transporte y no me puedo exponer así tan fácilmente”, señala.

Otro problema que vive es que para la vacunación contra covid se pide una edad de 60 años cumplidos y todavía faltan meses para que él los cumpla.

“Si yo trato de meterme en la página de la vacuna, me dice que no. Como metes el CURP, ahí viene tu fecha de nacimiento y me arroja una respuesta negativa, que solo entran personas con 60 años cumplidos. Hasta agosto tendría que hacer esa solicitud de vacuna”, lamenta.

“El cáncer de pulmón representa el sexto tipo de cáncer más frecuente en México y el más letal en nuestro país”: Dr. Abelardo Meneses

imagen-cuerpo

También te sugerimos: Innovación, clave para la sobrevida de pacientes con cáncer de pulmón

“Sabía que tenía cáncer y no veía que empezaran nada”

Óscar cuenta que después de comentar la situación de los resultados con su esposa, lo encaminaron al Instituto Nacional de Cancerología (INCan) y ahí empezó su tratamiento.

“Exactamente el 2 de febrero, día de la Candelaria, es cuando me dicen que tengo cáncer de pulmón. Dos días después llego al INCan y primero me hicieron muchísimos estudios. Se trató de hacer una biopsia por medio de garganta y la toma que hicieron fue muy poca. Tuvieron que hacerme una cirugía, que fue mi primera operación. Ahí ya hubo un poco más de corte de este tumor”, revela Óscar.

Recuerda que mandaron esa muestra a patología y que ese proceso tardó cuatro meses; él ya se encontraba desesperado pues ya sabía que tenía cáncer y no veía que empezaran con algo.

“Los doctores me dijeron ‘es que todavía no sabemos nombre y apellido del tumor’ y después de cuatro meses, por fin me dijeron que tenía un adenocarcinoma pulmonar en fase 4 terminal y que ya no había vuelta atrás, que iban a tratar de mantenerme con una vida lo más decorosa posible, pero que ya era imposible salvarme y que no podían decirme cuanto tiempo pero que mi caso ya no tenía solución”, relata.

“A veces me entra mucho la tristeza, pero tengo a mi familia”

Óscar platica que en ocasiones le da tristeza porque está consciente de que es muy fácil que el cáncer regrese y que ahorita que está viviendo su quinto año es cuando normalmente viene el retorno de la enfermedad.

“Me pongo nervioso, triste… pero el 80% del día, mes y el año la paso bien. Tengo una familia muy padre, muy hermosa”, destaca

imagen-cuerpo

Foto: proporcionada por Oscar

También puedes leer: Cáncer de pulmón, el más letal

“Tienes una posibilidad de cura”

Meses después del diagnóstico, Oscar llegó con el oncólogo y el especialista le dijo que estaban viendo que existía una posibilidad del 15% de que pudieran salvarlo.

“Dije ´adelante´ y me extirparon el pulmón derecho, me hicieron un total de siete quimioterapias, 33 radiaciones y aquí estoy todavía”, relata para SuMédico

Esta operación ha repercutido mucho en su vida, porque si con dos pulmones a veces es complicado hacer actividad física, con uno solo es más difícil.

Su saturación de oxigeno era muy baja y todavía tiene que usar respirador... no como para salvarle la vida, pero sí como una terapia, como un preventivo, si trata de subir unas escaleras, explica, es como si hubiera corrido un maratón, si se pone a regar su jardín se sofoca mucho y revela que normalmente todas las tardes tiene que recostarse. Ahí es cuando se conecta su oxígeno por lo menos 60 minutos o dos horas. Pero Oscar destaca que sigue con vida y que puede disfrutar de su nieta, a la que considera “el motor de su vida”.

“Cuando yo recibí la noticia de este cáncer, mi nieta tenía dos años y recuerdo perfectamente que pensé que no me podía morir porque no me gustaría que cuando le preguntaran a ella por su abuelito, ella dijera que no lo podía ver porque había perdido la vida y no se acordaba de mí. Para mí era algo que me pesaba mucho y yo creo que eso también me ayudó mucho a seguir adelante”, concluye.