publicidad

Vampirismo, la enfermedad letal que mató a millones
Vida Sana

"Vampirismo", la enfermedad letal que mató a millones

En su momento nadie podía explicarlo, pero era falta de avances científicos propias de la época

  • Adrian Aguirre
  • 17/08/2019
  • 14:50 hrs.

Varias fuentes informan que la palabra "Vampiro" apareció en 1725 escrita en un informe de un oficial médico del ejercito del Sacro Imperio Romano Germánico.

Y es que durante ocho días, en un pueblo llamado Kisilova, nueve personas habían fallecido de enfermedades repentinas luego de asegurar que un hombre llamado Petar Blagojevic los había visitado en la noche, los había mordido y les había chupado la sangre. El problema era que Petar había muerto y lo habían enterrado diez semanas antes.

Puedes leer: La infección que puede causar la muerte en un solo día

Como era de esperarse, los hechos llamaron la atención del lugar y los habitantes pidieron exhumar su cuerpo para ver qué había pasado. El intendente imperial austríaco Frombold estuvo presente y describió lo que vio cuando percibió el cadáver con sus propios ojos:

"La cara, las manos y los pies, y todo el cuerpo estaban tan bien constituidos, que no podrían haber estado más completos en su vida. Con asombro, vi un poco de sangre fresca en su boca, que -según la observación común- había chupado de las personas asesinadas por él... con lo cual, al ser perforado, mucha sangre, completamente fresca, fluyó también de sus oídos y su boca, y tuvieron lugar otros que signos no describo por respeto".

Un periódico de Viena publicó la noticia y se expandió el fenómeno.

El "Vampirismo" se convirtió en una condición reconocida con un número importante de testigos que decían que los cadáveres tenían sangre fresca en la boca por "haberse alimentado", tez rosa y cuerpos "gorditos" como si hubieran comido recientemente.

Parecía que se había convertido en una epidemia en Europa del Este.

¿Real o mentira?

¿Cómo explicar estas epidemias de una enfermedad letal que no existe?

Algunos investigadores empezaron a atribuir el suceso a traumas masivos y engaños, otros dijeron que era por la dieta o el uso accidental de drogas que causaban alucinaciones, hubo quien dijo que era por enfermedades altamente contagiosos y existió también quien dijo que el estado de los cadáveres se debía a químicos inusuales en la tierra que afectaban la descomposición de los cuerpos.

También te puede interesar: Dolor de espalda, ¿señal de muerte prematura?

En el pasado no era usual observar la putrefacción, ya que debido a la falta de protección, era una fuente de contagio.

Hoy, se sabe que el rigor mortis (la rigidez cadavérica) pasa, que eso explica la flexibilidad de los muertos que eran considerados "Vampiros" por quienes los desenterraban, que en algunos cuerpos la sangre se coagula y se vuelve a licuar, siendo los gases del abdomen los que aumentan la presión a medida que avanza la putrefacción, forzando los pulmones hacia arriba y que esto, en ocasiones, hace que el tejido en descomposición sea expulsado por la boca y las fosas nasales.

¿Cómo saber si alguien está muerto?

Hay una serie de indicaciones para comprobar si una persona de verdad ya no se encuentra vivo.

"Para certificar que alguien está muerto, hay que escuchar durante un minuto si su corazón está latiendo y tomarle el pulso también por un minuto. Hay que asegurarse de que no esté respirando y revisar las pupilas con una linterna para comprobar que no responden al estímulo de la luz.

Si todavía tienes dudas, puedes frotarle el esternón. Éste es un procedimiento doloroso: si la persona no está muerta, reaccionará en seguida a causa del dolor", señala Clare Gerada, médica del Colegio Real de Médicos Generales de Reino Unido.

También te sugerimos: Deshidratación por diarrea puede causar la muerte

Por su parte, la curadora técnica del Museo de Patología Barts de Londres, Carla Valentine, explica el porqué de la hinchazón de los cuerpos: 

"Durante el proceso de descomposición, las bacterias despiden una gran variedad de derivados químicos. Dos en particular, la putrescina y la cadaverina, ambas de un olor muy desagradable.

También se producen compuestos que contienen azufre que, junto con numerosos gases, comienzan a hinchar el cuerpo temporalmente.

La regla básica es que, bajo tierra, el cuerpo tarde ocho veces más en descomponerse que fuera de ella", explica.


Hay que recordar que en ese tiempo no se tenían las herramientas que se tienen hoy y que el hecho de ver algo inusual provocaba que se disparara la imaginación de las personas. En 2019, casi 2020, ya se sabe qué le pasa al cuerpo de una persona cuando pierde la vida y hay gente que puede explicar las reacciones naturales del cadáver ante el proceso de descomposición.


Con información de la BBC

publicidad

publicidad

publicidad