publicidad

¿Tienes contracciones involuntarias? Quizás es distonía
Vida Sana

¿Tienes contracciones involuntarias? Quizás es distonía

Esta enfermedad no tiene cura, pero es posible controlarla con tratamiento

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 09/09/2019
  • 17:54 hrs.

¿Has sentido alguna vez contracciones anormales en alguna parte de tu cuerpo? Si tu respuesta fue afirmativa quizá presentes el problema de salud denominado distonía, el cual se puede tratar con toxina botulínica. A continuación te damos más detalles. 

Una distonía es un  fenómeno neurológico de causas muy diversas que se caracteriza por contracciones anormales sostenidas intermitentes o repetitivas de algún grupo muscular del cuerpo, condicionando posturas anormales e incapacidad funcional, explica Salvador José Santamaría Molina, neurólogo y jefe de la Clínica de Movimientos Anormales del Hospital de Especialidades de La Raza

Uno de los casos que atienden en esta clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social es el de David Jesús Espadas Escaroz, quien hace tres años comenzó con la sensación de molestias en los ojos, hecho que le condicionó en una forma de parpadeo constante que se volvió permanente.

En la Clínica de Movimientos Anormales le diagnosticaron blefaroespasmo, un padecimiento neurológico de causa desconocida que no tiene cura. Esta enfermedad consiste en la contracción involuntaria alrededor de los ojos al punto de generar que éstos parpadeen constantemente o se mantengan cerrados.

También lee: Consecuencias de quitar la matriz en la mujer 

Este padecimiento se puede controlar con la aplicación de una dosis de toxina botulínica de manera periódica. Por ejemplo, el señor David acude cada 3 meses para que se la inyecten en diferentes partes de los músculos ubicados alrededor de los ojos. 

La toxina botulínica A es un extracto que proviene  de una bacteria que causa la enfermedad llamada botulismo. Al aplicarlo al paciente genera un bloqueo en la trasmisión neuromuscular causando una especie de parálisis en los músculos donde se inyecta. 

El doctor Santamaría Molina afirma que con este tratamiento “sí mejora muchísimo, desde el primer tratamiento, el paciente vuelve a realizar sus actividades cotidianas con más normalidad, los síntomas se controlan ya que la evolución de estas distonías tienden a generar incapacidad funcional”.

Señala que dependiendo del padecimiento, se puede detectar una mejoría desde el mismo día de la aplicación hasta en una semana, aunque el rango normal para percibir el efecto es entre dos y tres días. 

“El trato aquí ha sido excelente, sé que estoy en buenas manos, son muy humanos. El doctor me comenta que este tratamiento dura tres meses, ha mejorado mi calidad de vida, mi estado emocional y moral. Para las personas que tengan este tipo de movimientos involuntarios deben buscar esta alternativa, para que les ayude”, destaca David Jesús.

 

publicidad

publicidad

publicidad