publicidad

Otros

Tecnología ayuda a combatir enfermedades de la piel

El láser, la radiofrecuencia, la luz pulsada intensa y la microdermoabrasión, son algunas de las técnicas que ayudan a combatir las enfermedades de la piel

  • 12/11/2015
  • 11:11 hrs.

Especialistas de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD), declararon que en los últimos años, se han producido muchos avances científicos y tecnológicos en el ámbito de tratamientos dermatológicos, como es el uso del láser, la radiofrecuencia, la luz pulsada intensa, la microdermoabrasión e hidromicrodermoabrasión.

“Actualmente, contamos con innovaciones que utilizamos como apoyo para resolver los diversos problemas médicos y cosméticos que vemos a diario en el consultorio”, dijo la integrante de la FMD, Ingrid López Gehrke, en un comunicado.
 
“Por ello un conocimiento correcto y la aplicación de diversos procedimientos resultan excelentes aliados para cuidar la piel de nuestros pacientes”, añadió.
 
Una de las técnicas es el láser, en el cual se usa la luz amplificada por emisión estimulada de radiación que resulta muy útil para el rejuvenecimiento de la cara, el cuello, los párpados y las manos, así como para tratar las cicatrices por el acné o la varicela, las manchas y las pecas.
 
También esta técnica es útil si se presentan venas, lunares rojos pequeños o malformaciones vasculares, así como para la depilación permanente.
 
Mientras que la radiofrecuencia y radiofrecuencia fraccionada con microagujas se diseñó para lograr un tensado facial y corporal. Su uso también sirve para corregir el envejecimiento por el déficit de colágeno en la piel por el avance de la edad.
 
Otro avance tecnológico es la luz pulsada intensa (LPI), procedimiento que consiste en el uso de un aparato de alta tecnología para el manejo de las lesiones vasculares, tales como vasitos sanguíneos, enrojecimiento y dilataciones de venas, así como para las manchas y el rejuvenecimiento facial.
 
Por su parte, la microdermoabrasión e hidromicrodermoabrasión consisten en usar pequeños chorros de agua que realizan el tratamiento de la limpieza facial al chocar con la piel.
 
Con esta técnica se logra un “raspado” controlado de las porciones superficiales de la piel, lo que estimula la regeneración y recambio de los tejidos.
 
“Para poder tomar la decisión sobre la tecnología a utilizar es necesario consultar al médico especialista en dermatología, o cirujano plástico”, indicó López Gehrke.
 
“Toda vez que el riesgo de complicaciones es elevado si no se cuenta con la capacitación y alta certificación para el manejo de estas tecnologías, que los dermatólogos conocemos como aparatología dermocosmética”, comentó.
 

publicidad

publicidad

publicidad