¿Te comes los “pellejitos” de las uñas? Puede ser dermatofagia

Se encuentra de un comportamiento relacionado con el trastorno obsesivo-compulsivo, aunque se clasifica dentro de los trastornos del control de los impulsos.

¿Alguna vez te han dado ganas de comer, morder o roer la zona de alrededor de tus dedos?, ¿Sueles morder tus uñas y quitarte pellejitos con los dientes frecuentemente? Si es así, quizás tengas dermatofagia, una condición psicológica que cada vez se estudia más en las áreas de salud mental.

¿Te comes los “pellejitos” de las uñas? Puede ser dermatofagia

¿En qué consiste la dermatofagia?, ¿A qué se debe?

imagen-cuerpo

Puedes leer: Hidradenitis supurativa: la enfermedad de la piel que causa depresión

Dermatofagia: ¿Te comerías tu propia piel?

De acuerdo con la Fundación TLC para comportamientos repetitivos centrados en el cuerpo, las conductas repetitivas centradas en el cuerpo pueden incluir cualquier acción repetitiva de “aseo personal” que implique jalar, pellizcar, morder o rascar la piel, las uñas o el propio cabello provocando daños en el cuerpo.

Esta fundación explica que los comportamientos repetitivos centrados en el cuerpo se caracterizan por conductas recurrentes que incluyen varios intentos de disminuir o detener la acción (tratas pero no puedes). Como sucede con otros diagnósticos psiquiátricos, los signos deben provocar un deterioro importante en un área del funcionamiento diario y angustia.

La Clínica de Psicología y Logopedia alicantina especializada en el tratamiento de trastornos de aprendizaje y conducta, Dislex, detalla que la dermatofagia se encuentra relacionada al trastorno obsesivo-compulsivo, aunque se clasifica dentro de los trastornos del control de los impulsos.

Dicha clínica señala que un comportamiento en la juventud tan común como morder lápices o plumas es el inicio de la dermatofagia, pues muchas personas comienzan haciendo eso y pasan a su propia piel. Esto no siempre es así, ya que los menores pueden iniciar directamente mordiéndose los dedos por una situación de estrés prolongado o porque están nerviosos.

imagen-cuerpo

También te puede interesar: Pandemia desencadena "hambre de piel", advierten especialistas

La Fundación TLC para comportamientos repetitivos centrados en el cuerpo apunta que la dermatofagia entra en la categoría de “onicofagia”, que implica la destrucción de las uñas de los pies o de las manos por medio de mordidas constantes.

“Los comportamientos de la dermatofagia incluyen morderse las cutículas o los dedos y digerir las costras o la piel (generalmente como resultado de un trastorno por habérsela pellizcado). Generalmente, morderse los labios, las mejillas y la lengua también se consideran dermatofagia”, explica esta fundación.

¿Cuáles son las consecuencias de la dermatofagia?

Dislex indica que las personas con dermatofagia no van a descansar hasta que su herida sea más profunda, les sangre y les duela.

Sus consecuencias, dice la clínica, van desde el engrosamiento y endurecimiento de la piel del área afectada, así como un posible desarrollo de pérdida de piel y úlceras en los casos más graves.