publicidad

Somos más felices al dar regalos en navidad que recibiendo
Emociones

Somos más felices al dar regalos en navidad que recibiendo

La felicidad que experimentamos después de determinado evento disminuye según el número de veces que lo vivimos nuevamente.

La época navideña se acerca y en un año tan atípico por la pandemia, es una etapa de esperanza y alegría para muchas personas que ya empiezan a adornar sus casas o también empiezan a planear qué obsequiar a sus seres queridos y un estudio indica que somos más felices dando regalos en navidad que recibiendo.

La época navideña suele ser la preferida de la gente ya que es una época de armonía y felicidad en donde las personas suelen reunirse con sus familias y compartir momentos de unidad.

Somos más felices dando regalos en navidad que recibiendo

La Association for Psychological Science explica que la felicidad que experimentamos después de determinado evento disminuye según el número de veces que lo vivamos nuevamente, esto es un fenómeno que se conoce en psicología como adaptación hedonista.

También lee: Las personas que decoran antes de navidad son más sociables y felices

Lo que significa que la felicidad que sentimos no tiene relación directa con la cantidad de veces que experimentamos una actividad placentera. Nos aburrimos rápido de lo que tenemos y cuando nos acostumbramos a algo, le restamos valor.

El descubrimiento de un estudio publicado en la revista científica Psychological Science demostró, que la acción de dar regalos es inmune a este tipo de adaptación. Después de repetir incontables veces la acción de dar un regalo, nuestra felicidad se mantiene constante.

¿Cómo se descubrió que las personas son más felices dando regalos que recibiendo?

En uno de los experimentos, los participantes, recibieron cinco dólares diarios por cinco días; se les pidió gastar el dinero en exactamente la misma cosa cada día. Los autores del estudio propusieron, de manera aleatoria, que algunos participantes gastaran el dinero en sí mismos y que otros lo gastaran en otras personas. Por ejemplo, cada día dejarían ese dinero para la propina del mismo café, o harían una donación a la misma organización todos los días. Al terminar el día, los participantes debían hacer una reflexión sobre su felicidad.

(Foto: El salvavidas)

Los datos fueron constantes entre los 96 participantes: si bien todos habían comenzado el estudio con niveles similares de felicidad, las personas que habían gastado dinero en sí mismas reportaron declive en su felicidad, en un periodo de cinco días.

En cambio, con las personas que habían tenido que gastar el dinero en alguien más, la felicidad se mantuvo tan fuerte en el último día como en el primero.

¿Por qué es gratificante dar regalos?

Los autores del estudio dicen que cuando las personas se enfocan en un resultado, como obtener dinero, pueden comparar estos resultados fácilmente, lo que atenúa su sensibilidad ante cada experiencia.

Cuando las personas se concentran en acciones, como donar a una organización de caridad, pueden encontrarse menos concentradas en la comparación de esta experiencia con otra, viviendo en su lugar un evento único con cada acto generoso.

Es por esta razón que somos más felices dando regalos que recibiendo y ahora podemos entonces recordar cómo las cosas eran diferentes cuando éramos pequeños y esperábamos estas épocas para recibir regalos: ahora somos nosotros quienes disfrutamos el dar.

También lee: 5 adornos de navidad que son un peligro para tu mascota 

(Con información de : Vix)

publicidad

publicidad

publicidad