publicidad

Vida Sana

Síndrome Premenstrual

  • 30/06/2016
  • 19:52 hrs.

Defincnición


Se refiere a un amplio rango de síntomas emocionales o físicos que típicamente se presentan más o menos de 5 a 11 días antes de que una mujer comience su ciclo menstrual mensual. Los síntomas generalmente desaparecen cuando la menstruación comienza o poco después.



Causas, incidencia y factores de riesgo



No se ha identificado una causa exacta del síndrome premenstrual; sin embargo, puede estar relacionado con factores sociales, culturales, biológicos y psicológicos.


Se estima que el síndrome premenstrual afecta hasta el 75% de las mujeres durante sus años fértiles.


Es más frecuente en mujeres:



  • Entre finales de la década de los 20 y principios de la de los 40

  • Que tengan al menos un hijo

  • Con antecedentes familiares de depresión grave

  • Con antecedentes de depresión puerperal o un trastorno anímico afectivo


Los síntomas típicamente empeoran a finales de los 30 y 40 años a medida que la mujer se aproxima al período de transición a la menopausia.


Hasta el 50 a 60% de las mujeres que sufren síndrome premenstrual severo tienen un trastorno psiquiátrico subyacente (trastorno disfórico premenstrual).



 Síntomas



Un amplio rango de síntomas emocionales o físicos han sido asociados con el síndrome premenstrual. Por definición, los síntomas se consideran relacionados con el SPM si ocurren durante la segunda mitad del ciclo menstrual (14 días o más después del primer día del período menstrual) y estar ausentes durante alrededor de 7 días después que finaliza el período menstrual (durante la primera mitad del ciclo menstrual).


Los síntomas más comunes abarcan:



  • Dolor de cabeza

  • Inflamación de los tobillos, pies y manos

  • Dolor de espalda

  • Pesadez o cólicos abdominales

  • Dolor abdominal

  • Llenura abdominal, sensación de gases

  • Espasmos musculares

  • Sensibilidad en las mamas

  • Aumento de peso

  • Herpes labial recurrente

  • Brotes de acné

  • Náuseas

  • Distensión

  • Estreñimiento o diarrea

  • Disminución de la coordinación

  • Deseos vehementes por alimentos

  • Menor tolerancia al ruido y las luces

  • Menstruación dolorosa


Otros síntomas abarcan:



  • Ansiedad o pánico

  • Confusión

  • Dificultad para concentrarse

  • Tendencia al olvido

  • Capacidad de discernimiento deficiente

  • Depresión

  • Irritabilidad, hostilidad o comportamiento agresivo

  • Aumento de los sentimientos de culpa

  • Fatiga

  • Movimientos letárgicos, lentos y perezosos

  • Disminución de la imagen de sí mismo

  • Cambios o pérdida del impulso sexual

  • Paranoia o aumento de los miedos

  • Baja autoestima



 

Signos y exámenes



No hay hallazgos en el examen físico o pruebas de laboratorio específicas para el diagnóstico del síndrome premenstrual. Es importante que se realice una historia clínica completa, un examen físico (incluyendo examen pélvico) y, en algunos casos, una evaluación psiquiátrica con el fin descartar otras causas potenciales para los síntomas que puedan ser atribuidos a este síndrome.


Un calendario de síntomas puede ayudar a las mujeres a identificar los síntomas más problemáticos y a confirmar el diagnóstico del SPM.


 


Alivio del SPM



Tratamiento



El ejercicio y los cambios en la dieta pueden ayudar a aliviar los síntomas. Igualmente, es importante mantener un diario o cuaderno para registrar el tipo, severidad y duración de los síntomas. Este "diario de síntomas" se debe mantener mínimo durante 3 meses. El diario le ayudará al médico a hacer un diagnóstico del síndrome premenstrual y recomendar el tratamiento apropiado.


Se pueden recomendar suplementos nutricionales, como la vitamina B6, el calcio y el magnesio, que son los que más se utilizan.


El médico puede recomendarle una dieta baja en sal y evitar los azúcares simples, la cafeína y el alcohol. El ejercicio aeróbico regular a lo largo del mes ayuda a reducir la severidad de los síntomas de este síndrome.


Se pueden prescribir ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno u otros antinflamatorio no esteroides (AINES) si usted tiene dolor significativo, incluyendo dolor de cabeza, dolor de espalda, cólicos menstruales y sensibilidad en las mamas.


Los anticonceptivos orales pueden disminuir o incrementar los síntomas del síndrome premenstrual.


En los casos severos, los antidepresivos pueden servir. Las primeras opciones normalmente son los antidepresivos conocidos como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). La terapia conductual cognitiva puede ser una alternativa a los antidepresivos.


A los pacientes que tienen mucha ansiedad algunas veces se les administran ansiolíticos.


Los diuréticos pueden ayudar a las mujeres con retención severa de líquidos que causa distensión, sensibilidad en las mamas y aumento de peso.


La bromocriptina, el danazol y el tamoxifeno son fármacos que se emplean ocasionalmente para aliviar el dolor de mamas.



 Pronóstico



La mayoría de las mujeres que reciben tratamiento para síntomas específicos relacionados con el síndrome premenstrual logran un alivio considerable.



Complicaciones



Los síntomas del síndrome premenstrual pueden llegar a ser tan graves que le impiden a la mujer desempeñarse normalmente.


Las mujeres con depresión pueden notar un aumento en la severidad de los síntomas durante la segunda mitad de su ciclo y pueden requerir ajustes relacionados con los medicamentos. La tasa de suicidios en mujeres con depresión es significativamente más alta en la última parte del ciclo menstrual.


 Situaciones que requieren asistencia médica




Concierte una cita con su médico si el síndrome premenstrual no se resuelve con las medidas de cuidados personales o si los síntomas que se presentan son tan severos que limitan su capacidad de desempeño.



Algunos de los cambios en el estilo de vida recomendados a menudo para el tratamiento del síndrome premenstrual realmente pueden ayudar en la prevención del desarrollo o empeoramiento de los síntomas.


Asimismo, se puede comprobar el beneficio que ofrecen la práctica del ejercicio regular y una dieta bien balanceada (con aumento de granos enteros, verduras, frutas y disminución o suspensión del consumo de sal, azúcar, alcohol y cafeína).


El cuerpo puede tener diferentes requerimientos de sueño en diferentes momentos durante el ciclo menstrual de una mujer, por lo que es importante tener un descanso adecuado.



 Actualizado el 3 d febrero de 2011


Fuente Medine Plus

publicidad

publicidad

publicidad