publicidad

Regaliz disminuiría dolor por estrés
Vida Sana

Regaliz disminuiría dolor por estrés

La alarmina actúa sobre un tipo de células del SNC encargadas de enviar señales de alarma que activan la producción de citosinas, generan sensación de dolor

  • Adrian Aguirre
  • 06/11/2019
  • 10:56 hrs.

Usa Regaliz y dile "adiós" al dolor ocasionado por el estrés crónico. Podría sonar como un comercial de televisión que anuncia una medicina, pero científicos encontraron que el inyectar moléculas presentes en la raíz de esta planta puede bloquear una partícula encargada de alertar al organismo ante un daño potencial y esto podría disminuír el dolor ocasionado por  esta sensación de agobio, preocupación y agotamiento extremo.

Y es que el efecto de esta partícula llamada glicirricina, redujo el dolor en el modelo animal que formó parte del estudio.

¿Qué es el Regaliz?

La Revista Internacional de Acupuntura precisa que el regaliz es una planta herbácea vivaz de alrededor de un metro de altura con raíces muy ramificadas, profundas y leñosas que representa una de las drogas más antiguas que existen y que sus usos medicinales van desde el fortalecimiento de músculos y huesos, su uso como suavizante cutáneo y como antídoto eficaz.

Podría tratarse de una maravilla, ya que dicho medio señala que los egipcios utilizaban las raíces de regaliz para las enfermedades de las vías respiratorias superiores y los griegos y romanos la empleaban para el asma, las úlceras cutáneas y para combatir la sensación de sed.


Puedes leer: Síntomas que alertan estrés laboral severo

¿Cómo disminuír el dolor por el estrés crónico con una planta?

El científico Vinicio Granados Soto, del Departamento de Farmacología del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), explicó que además de la inyección de glicirricina, la administración de una proteína llamada anti-HMGB1, la cual reconoce a la molécula en cuestión y a la LPS-RS, capaz de inactivar a su receptor,  también disminuyó la sensación dolorosa.

Hay que destacar que la American Psychological Association (APA) define el estrés crónico como cualquier "experiencia emocional molesta que venga acompañada de cambios bioquímicos, fisiológicos y conductuales predecibles" que es que es constante y persiste por un largo período de tiempo, ocasionando sensaciones extenuantes tanto en lo físico como en lo psicológico.

La APA detalla que si no es tratado, puede tener consecuencias adversas para la salud, entre éstas ansiedad, insomnio, dolor muscular, alta presión y debilitamiento del sistema inmunitario.

Ante diversas situaciones del ambiente o a cambios internos del organismo que presentan peligro, el sistema inmune genera las moléculas llamadas alarminas, las cuales son liberadas por los receptores glucocorticoides, que, a su vez, son activados por la hormona cortisol generada en momentos de estrés.



 

También te puede interesar: ¿Puede darme un infarto por estrés?

Entonces, explicó Granados Soto, la alarmina HMGB1 actúa sobre un tipo de células del sistema nervioso que son encargadas de enviar señales de alarma y que activan la producción de citosinas, las cuales generan un aumento en la percepción del dolor.

Sus estudios, además, sugieren que la HMGB1 se puede liberar desde las neuronas que detectan el dolor, lo que contribuye al mantenimiento de esta sensación en situaciones de estrés crónico.

Recuerda que todo es con medida y que si bien puede sonar como una muy buena opción, también hay que tener cuidado con la glicirricina.

El Journal Offarm apunta que "La glicirricina, o más concretamente el metabolito procedente de su hidrólisis, el ácido glicirrético, ejerce una acción mineralcorticoide, que puede ocasionar un síndrome de pseudohiperaldosteronismo, por depresión del sistema renina-angiotensina-aldosterona, lo que daría lugar a una disminución de la diuresis con retención de sodio, cloro y agua, incremento de la excreción renal de potasio, dolor de cabeza y aumento de la tensión arterial. La pérdida de potasio puede originar un desequilibrio entre las concentraciones de sodio y potasio, lo que puede provocar problemas cardíacos".

Con información de Notimex, Revista Internacional de Acupuntura, APA, Offarm 


publicidad

publicidad

publicidad