publicidad

Vida Sana

Reacción hemolítica a una transfusión

  • 30/06/2016
  • 17:32 hrs.

Definición:


Es un problema que ocurre después de que un paciente recibe una transfusión de sangre. El propio sistema inmunitario del paciente destruye los glóbulos rojos que se le administraron.


 Causas:





La sangre se clasifica en diferentes grupos sanguíneos llamados A, B, AB y O.


El sistema inmunitario normalmente puede diferenciar las células sanguíneas propias de las células sanguineas de otra persona. Si otras células sanguíneas entran al cuerpo, el sistema inmunitario puede producir anticuerpos contra ellas. Estos anticuerpos trabajarán para destruir estas células que el cuerpo no reconoce. Por ejemplo, una persona con sangre tipo A produce anticuerpos contra las células sanguíneas tipo B.


Otra manera como se pueden clasificar las células sanguíneas es por medio de los factores Rh. Las personas que tienen factores Rh en su sangre se denominan "Rh positivos" y las personas sin estos factores se denominan "Rh negativos". Las personas Rh negativas forman anticuerpos contra el factor Rh si reciben sangre Rh positiva.


Hay también otros factores para identificar las células sanguíneas, además del sistema ABO y el Rh.


La sangre que usted recibe en una transfusión debe ser compatible. Ser compatible significa que su cuerpo no producirá anticuerpos contra la sangre que reciba. La transfusión sanguínea entre grupos compatibles (como O+ a O+) por lo regular no causa ningún problema. La transfusión de sangre entre grupos compatibles (como O+ a O+) generalmente no causa ningún problema; mientras que la transfusión de sangre entre grupos incompatibles (como A+ a O-) causa una respuesta inmunitaria, la cual puede llevar a una reacción seria a la transfusión. El sistema inmunitario ataca las células sanguíneas donadas, haciendo que éstas estallen.


Hoy en día, toda la sangre se examina cuidadosamente. Los métodos modernos de laboratorio, al igual que los numerosos controles han ayudado a hacer que las reacciones a las transfusiones sean muy raras.


 Síntomas:






  • Sangre en la orina

  • Escalofríos

  • Desmayo o mareo

  • Fiebre

  • Dolor de costado o dolor de espalda

  • Erupciones


Los síntomas de una reacción a la transfusión por lo regular aparecen durante o inmediatamente después de dicha transfusión. Algunas veces, pueden desarrollarse después de varios días (reacción retardada).



 

Pruebas y exámenes:


Esta enfermedad también puede cambiar los resultados de los siguientes exámenes:




  • Bilirrubina

  • Conteo sanguíneo completo

  • Prueba de Coombs directa

  • Prueba de Coombs indirecta

  • Productos de la degradación de la fibrina

  • Haptoglobina

  • Hematocrito

  • Hemoglobina

  • Conteo de glóbulos rojos

  • Creatinina sérica

  • Hemoglobina en suero

  • Análisis de orina


 


Tratamiento:



La terapia puede prevenir o tratar los efectos severos de la reacción hemolítica a una transfusión. Si se presentan síntomas durante la transfusión, ésta se suspende inmediatamente. Las muestras de sangre de la persona que recibe la transfusión y del donante se pueden analizar para establecer si los síntomas son causados o no por una reacción a la transfusión.


Los síntomas leves se pueden tratar con lo siguiente:



  • Los antihistamínicos, como la difenhidramina, pueden aliviar la picazón y la erupción cutánea.

  • El analgésico paracetamol puede reducir la fiebre y la molestia.

  • Los corticosteroides, como prednisona o dexametasona, pueden reducir la respuesta inmunitaria.

  • Se pueden administrar líquidos a través de una vena ( intravenosos) y otros medicamentos para tratar o prevenir la insuficiencia renal y el shock.


 Pronóstico:


 



El pronóstico depende de la severidad de la reacción. El trastorno puede desaparecer sin problemas o puede ser grave y potencialmente mortal.



 


Posibles complicaciones:




  • Insuficiencia renal aguda

  • Anemia

  • Molestia

  • Disfunción pulmonar

  • Shock





La sangre donada se clasifica en grupos ABO y Rh para reducir el riesgo de reacción a una transfusión.


Antes de una transfusión, generalmente se le hacen pruebas a la sangre del paciente y del donante (pruebas cruzadas) para ver si es compatible. Se mezcla una pequeña cantidad de la sangre donada con una pequeña cantidad de la sangre del paciente y la mezcla se examina bajo el microscopio para buscar signos de una reacción a los anticuerpos.


Antes de realizar una transfusión, el médico revisará de nuevo para constatar que usted esté recibiendo la unidad de sangre correcta.



 


 Fuente: http://www.nlm.nih.gov


Actualizdo: 6 de febrero de 2010

publicidad

publicidad

publicidad