publicidad

¿Qué tiene una vacuna y cómo actúa en el cuerpo?
Vida Sana

¿Qué tiene una vacuna y cómo actúa en el cuerpo?

Algunos creen que las vacunas son peligrosas porque contienen virus, ¿qué tiene una vacuna en realidad? Los expertos responden

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 30/08/2019
  • 18:36 hrs.

Cada vez más personas creen que las vacunas pueden ser dañinas y estas falsas creencias surgen principalmente por falta de información y por no saber qué tiene una vacuna y cómo actúa una vez que está en nuestro cuerpo.

Si tú tampoco estás seguro de qué pasa cuando te vacunas o si crees que por vacunarte te vas a enfermar porque te ponen un virus, debes seguir leyendo.

¿Qué tiene una vacuna?

Durante el Foro Internacional Voces por la Vacunación, médicos expertos y asociaciones civiles se reunieron para resaltar la importancia de la aplicación de vacunas en niños.

De acuerdo a la fundación Save The Children, se estima que 3 de cada 10 niños de entre 2 y 3 años no reciben la cobertura total de sus vacunas en México, lo que significa que hasta un 21% de los niños mexicanos no están vacunados.

La principal causa de este problema en México es el desabasto de las vacunas y la creencia de mitos que afirman que aplicarlas hace daño o nos puede enfermar porque nos ponen un virus.

En ese sentido, la Dra. Bárbara Pahud, infectólogo pediatra y directora de la Unidad de Evaluación de Vacunas y Tratamientos del Hospital Children’s Mercy en Estados Unidos, explica que uno de los principales problemas es que la mayoría de las personas ni siquiera sabe qué tienen las vacunas, ni cómo se hacen o cómo actúan cuando entran en nuestro cuerpo.

¿Qué tiene una vacuna? Al respecto, la especialista explica que las vacunas contienen un pedacito del virus o bacteria contra la que se quiere prevenir la enfermedad, por ejemplo, si hablamos de una vacuna contra neumococo, ésta contiene un pedacito de la bacteria que causa la enfermedad.

Además de ello, las vacunas contienen algunas sustancias que impiden que el producto se contamine, algo similar a los conservadores que contienen algunos productos empaquetados.

Estos conservadores también los contienen otros medicamentos como los antibióticos y funcionan para que durante el transporte no se contaminen con alguna bacteria y para que no caduquen.

“Todos estos procesos han sido estudiados extensivamente por todos los lugares que usan las vacunas y en cuanto se detecta un componente que no funciona, se saca inmediatamente del mercado o ni siquiera se permite que la vacuna sea liberada al público”, detalla la experta.

>>TAMBIÉN LEE: 10 cosas que detonan y empeoran la migraña 

Además, recalca que todos los componentes de las vacunas están extremadamente bien estudiados, por lo que son completamente seguras y todo lo que contienen está ahí para hacer la vacuna más efectiva y más segura.

Una vez que la vacuna está en nuestro cuerpo, nuestro sistema inmune ataca el pedacito de virus que lleva y guarda en su memoria que debe eliminarlo cuando vuelva a surgir. De esta forma, cuando un virus realmente nos quiere atacar, el cuerpo ya sabe que es algo maligno que debe eliminar inmediatamente.

Hay quienes creen que las vacunas pueden ser peligrosas por los efectos secundarios que pueden tener, pero de acuerdo a la infectóloga pediatra, no hay ningún efecto secundario de las vacunas que sea peor que la propia enfermedad de la que nos está protegiendo.

Por ejemplo, algunos evitan ponerse la vacuna de la influenza solo porque en algún momento en la que se la aplicaron presentaron síntomas de resfriado, pero hacerlo es un error porque la verdadera influenza puede ser mucho peor que esas secuelas leves.

Otras razones por las que muchos niños siguen sin vacunarse en la actualidad, es que el propio personal médico no sabe que deben ponérselas o las madres de familia no tienen tiempo de llevar a los pequeños a vacunarse.

Por ello, la experta recomienda informarse durante el embarazo sobre cuáles son las vacunas que el bebé va a necesitar, para que llegado el momento, no falte ninguna vacuna.

Los niños no son los únicos que necesitan vacunarse, en el caso de los adolescentes, los adultos y las personas de la tercera edad, también se deben tener en cuenta algunas vacunas, por ejemplo, la del Virus del Papiloma Humano (VPH).

Actualmente se aplica principalmente en niñas de 11 años, pero las mujeres jóvenes adultas también pueden aplicársela y será efectiva.

“Debemos aprovechar los chequeos médicos para solicitar que se complete nuestro esquema de vacunación, aun si somos adultos. Haz tu investigación, infórmate y aunque el doctor te diga que no las necesitas, exige tu derecho de tener todas tus vacunas”, indica la experta.

>>SIGUE LEYENDO: Todo lo que los cambios en la orina dicen de la salud 

publicidad

publicidad

publicidad