publicidad

¿Qué significa el mal olor en el ombligo y cómo combatirlo?
Vida Sana

¿Qué significa el mal olor en el ombligo y cómo combatirlo?

El mal olor en el ombligo no es normal. Foto: Pixabay

El mal olor en el ombligo que se acompaña de secreción es señal de infecciones que requieren tratamiento médico

  • SUSANA CARRASCO
  • 17/06/2020
  • 11:37 hrs.

El ombligo es una parte de nuestro cuerpo de la que solemos olvidarnos, pues pocas veces dedicamos un momento durante la ducha para lavar esta área, lo que aumenta el riesgo de que desarrollemos problemas y hasta infecciones. Una de las señales más comunes de esto es el mal olor en el ombligo y aunque pienses que es algo desagradable, en realidad es más común de lo que se cree.

Si detectas que tu ombligo huele mal o hasta que tiene secreciones, no te asustes, tiene una explicación y también una forma de tratarlo y sobre todo, prevenirlo.

Conoce cuál es el significado del mal olor en el ombligo, cómo puedes combatirlo y la forma en que debes cuidar esta área a partir de ahora para evitar que se vuelvan a desarrollar problemas por la falta de higiene. 

Mal olor en el ombligo

De acuerdo a la BBC, parece ser que hay dos cosas que uno debe saber sobre la suciedad que se forma en los ombligos. La primera es que lo que se forma en el interior del ombligo recibe el nombre científico de "pelusa de ombligo". La segunda es que estas pelusas se forman en mayor cantidad en hombre peludos de mediana edad, y especialmente en aquellos que acaban de subir de peso recientemente. Aunque el ombligo es el centro de nuestro cuerpo, pocas veces le prestamos la atención necesaria, sobre todo cuando se trata de higiene, ya que al bañarnos es poco probable que lavemos correctamente la zona.

El mal olor en el obligo ocurre por dos razones principales: falta de higiene y onfalitis. El ombligo es un pequeño orificio ubicado en el centro de nuestro cuerpo, tiene un forma muy estrecha y llena de pliegues que requiere de limpieza constante pues, aunque es un espacio chico, se puede convertir en el lugar perfecto para acumular bacterias provenientes de células muertas y el sudor natural del cuerpo.

La falta de higiene en el ombligo puede dar lugar a una infección llamada onfalitis que, aunque es común en bebés recién nacidos de entre 5 y 10 días de vida, también puede afectar a los adultos. Los síntomas que indican este problema son el mal olor del ombligo, enrojecimiento e inflamación de la zona y calor al tacto. También puede producirse una secreción purulenta de color amarillo y con un aroma desagradable. La onfalitis del adulto suele ser de evolución lenta y crónica que, generalmente, se relaciona con la falta de una buena higiene del ombligo y aunque no es muy conocida esta patología, aparece con bastante frecuencia.

TAMBIÉN LEE: ¿Qué significa la sensación de ardor en los pies? 

¿Cómo combatir el mal olor del ombligo

La mejor forma de combatir el mal olor del ombligo por infecciones y prevenirlo, es la higiene constante y adecuada de la zona. Para ello, te recomendamos lo siguiente:

1. Asegúrate de lavar el ombligo a diario y secarlo perfectamente bien, de manera que no se acumule suciedad ni humedad que favorezca el crecimiento de hongos.

2. Puedes aplicar algunos aceites esenciales en el ombligo, preferentemente el aceite de árbol de té, que destaca por sus propiedades antibacteriales. Usa un algodón para aplicar una cantidad suficiente, déjalo actuar por unos minutos y luego lava y seca muy bien. Muchas veces los botones o tejidos de la ropa pueden irritar el ombligo y la zona que le rodea, así que también asegúrate de usar ropa cómoda.

3. En caso de que presentes mal olor en el ombligo constante y que no se quita con la limpieza, debes acudir al médico, sobre todo cuando comienzas a sentir dolor o si sale una secreción extraña, pues más allá de un problema de higiene podría tratarse de algo más serio relacionado con tu salud, así que lo mejor es que te vea un experto.

En casos graves la presencia de una onfalitis recurrente en un adulto con una buena higiene del ombligo, puede alertar otras complicaciones, generalmente un cierre incompleto del uraco (uracosinus), aunque pueden existir otras causas como quiste epidérmico, hernia umbilical, endometriosis, etc. La uracosinus es una anomalía congénita poco frecuente del uraco, un conducto que comunica la vejiga con el ombligo del feto, y que, normalmente, se obstruye en el momento del nacimiento sin dar ningún problema a lo largo de la vida.

SIGUE LEYENDO: ¿Sabias que la forma de tus glúteos puede decir mucho de tu salud


publicidad

publicidad

publicidad