publicidad

Prevenir los trastornos mentales es posible
Emociones

Prevenir los trastornos mentales es posible

Las redes sociales tienen una influencia importante en la salud mental de las personas

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 26/09/2019
  • 14:50 hrs.

Medlineplus describe las enfermedades o trastornos mentales como afecciones que impactan el pensamiento, sentimientos, estados de ánimo y comportamiento de las personas. Dicha institución señala que pueden ser ocasionales o duraderas (crónicas) y que pueden afectar la capacidad de la gente para relacionarse con los demás y su día a día.

En Sumédico.com entrevistamos al Doctor Guillermo Peñaloza Solano, médico adscrito a Servicios de Atención Psiquiátrica de la Secretaría de Salud, para que, con motivo del Día Mundial de la Salud Mental (10 de octubre), resolviera algunas de las dudas que se tienen sobre este padecimiento:

- SM: En nuestro país, Doctor, ¿cómo se ha avanzado para eliminar el estigma que se tiene de las personas con este padecimiento?

- GPS: México está rezagado. El presupuesto que se le da a salud mental es muy bajo. Hemos tratado de disminuír este estigma involucrando a maestros, seguridad, que son los que los conocen más o tienen un mayor contacto con estas personas para que traten de entenderlas, pero nos ha costado mucho.

Lo importante es que una vez que se inicie el tratamiento, no hay que dejarlo, ya que muchas personas lo abandonan porque empiezan a sentirse mejor y esto no es recomendable. Hay que cumplir el proceso.

- SM: ¿Cuáles son los trastornos mentales que afectan con mayor frecuencia a los jovenes mexicanos?

- GPS: Los principales son depresión mayor, ansiedad, angustia, Déficit de atención e hiperactividad.

- SM: ¿El estilo de vida que llevan influye en que se presenten estas enfermedades?

- GPS: Las enfermedades mentales tienen un origen multifactorial. El ambiente en el que se desarrollan los jóvenes influye de una manera importante. Para lograr una buena salud mental, recomendaría tener buenos hábitos alimenticios, porque hay que recordar que los malos procesos metabólicos pueden derivar en una enfermedad mental. Un ejemplo de esto sería la bulimia. También recomendaría hacer ejercicio y acudir al médico para lo que sería un chequeo mental. Las nuevas tecnologías también repercuten.

- SM: Nos comenta este tema de las nuevas tecnologías... ¿Tienen mucho que ver las redes sociales?

- GPS: Las redes sociales tienen una influencia importante, ya que las personas suelen compararse con otras y esto puede llegar a desencadenar síntomas depresivos. También está este tema del Cyberbulling, que es la ofensa, acoso o molestia de unas personas a otras por medio de las redes sociales.

Puedes leer: ¿Qué impacto tiene Facebook en tu salud mental? 

 

 

- SM: ¿Y los niños, doctor?, ¿Pueden los niños pequeños llegar a tener problemas de salud mental?

- GPS: Sí. Está el caso del espectro autista, problemas conductuales o déficit de atención, que se pueden llegar a dar en edades tempranas.

- SM: ¿En los últimos años se ha registrado un aumento en la cifra de jóvenes que padecen enfermedades mentales?

- GPS: Sí. Existe un mayor diagnóstico ya que los jóvenes están acudiendo más debido a factores como el estrés y la ansiedad.

- SM: ¿Hay alguna manera de prevenirlas?

- GPS: Sí, es posible prevenir. Para ello hay que detectar las diferentes conductas que puedan llegar a tener. Por ejemplo, si un joven tiene un mal desempeño escolar, hay que tratar de saber por qué. Hay que saber si esa persona tiene déficit de atención o depresión y aquí quiero dar una información muy importante: los antidepresivos no generan adicción.

Cuando se tiene déficit de atención, es importantísima una psicoterapia que ayude a resolver tareas. Cada trastorno es atendido de diferente manera y la detección temprana es clave, ya que si los síntomas se captan antes, la enfermedad es más fácilmente tratable.

- SM: Por último... se cree que las personas con enfermedades mentales tienen doble personalidad. ¿Es esto cierto o es un mito?

- GPS: Eso de la doble personalidad es un mito. Solamente existe un trastorno muy raro que es el trastorno disociativo de la personalidad, en el cual se alternan personalidades, pero como te digo, es rarísimo. Menos de .1% de la población o menos lo padece. En lo personal, no me ha tocado un caso así.

Clases de enfermedades mentales:

Mayo Clinic detalla que las principales clases de enfermedades mentales son las siguientes:

Trastornos del neurodesarrollo. Comienzan en la infancia o niñez, a menudo antes de que el niño comience la escuela primaria. Algunos ejemplos de este incluyen el trastorno del espectro autista, el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y trastornos del aprendizaje.

Espectro de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos: Son los que causan pérdida de contacto con la realidad, como delirios, alucinaciones y pensamiento y habla desorganizados. El ejemplo más notable es la esquizofrenia.

Bipolaridad y trastornos relacionados: Incluye trastornos con episodios alternados de manía (períodos de actividad excesiva, energía y excitación) y depresión.

Trastornos depresivos:  Incluyen trastornos que afectan la manera en la que las personas se sienten emocionalmente, como el nivel de tristeza y felicidad, y pueden afectar la capacidad para funcionar.

Trastornos de ansiedad: La ansiedad es una emoción caracterizada por la anticipación de un futuro peligro o desgracia, junto con una preocupación excesiva. Puede incluir comportamientos con el objeto de evitar situaciones que causan ansiedad. Incluye el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno de pánico y las fobias.

Trastorno obsesivo compulsivo y relacionados: implican preocupaciones u obsesiones y pensamientos y acciones repetitivos. El acumular muchas cosas es un ejemplo de esta clase. 

Trauma y estrés: Son trastornos de adaptación en los cuales una persona tiene problemas para lidiar con una situación estresante de la vida durante o después de esta. El estrés postraumático es un ejemplo.

- Trastornos disociativos. El sentido de sí mismo se ve alterado, como el trastorno de identidad disociativa y la amnesia disociativa.

- Síntomas somáticos y trastornos relacionados. Una persona con uno de estos trastornos puede tener síntomas físicos que causan una gran angustia emocional y problemas de funcionamiento. Puede o no haber otra afección médica diagnosticada asociada con estos síntomas, pero la reacción a los síntomas no es normal.

- Trastornos alimenticios y de la alimentación. Incluyen problemas relacionados con la alimentación que afectan la nutrición y la salud, como la anorexia nerviosa y el trastorno por comer mucho.

- Trastornos de eliminación. Se relacionan con la eliminación inadecuada de orina o heces por accidente o a propósito. La enuresis, mejor conocida como "mojar la cama" es un ejemplo.

- Trastornos del ritmo circadiano. Son trastornos del sueño lo suficientemente graves como para requerir atención clínica, Algunos ejemplos son el insomnio, la apnea del sueño y el síndrome de las piernas inquietas.

- Disfunciones sexuales. Trastornos de la respuesta sexual, como la eyaculación precoz y el trastorno orgásmico femenino.

- Disforia de género. Se trata de la angustia que acompaña al deseo declarado de una persona de ser de otro género.

- Trastornos de mal comportamiento, control de los impulsos y de la conducta. Estos trastornos incluyen problemas de autocontrol emocional y conductual, como la cleptomanía o el trastorno explosivo intermitente.

- Trastornos relacionados con sustancias y las adicciones. Incluyen problemas asociados con el uso excesivo de alcohol, cafeína, tabaco y drogas. Esta clase también incluye el trastorno del juego compulsivo, mejor conocido como "Ludopatía".

- Trastornos neurocognitivos. Afectan la capacidad para pensar y razonar. El delirio, los trastornos neurocognitivos debido a afecciones o enfermedades como lesiones cerebrales traumáticas o la enfermedad de Alzheimer, entran en esta categoría.

- Trastornos de personalidad. Implica un patrón duradero de inestabilidad emocional y comportamiento poco saludable que causa problemas en la vida y en las relaciones. Los trastornos límite, antisocial y narcisista de la personalidad, son algunos ejemplos.

- Trastornos parafílicos. Incluyen el interés sexual que causa angustia o impedimento personal o causa daño potencial o real a otra persona. Algunos ejemplos son el trastorno de sadismo sexual, el trastorno voyerista y el trastorno pedófilo.

- Otros trastornos mentales. Esta clase incluye los trastornos mentales que se deben a otras afecciones médicas o que no cumplen con todos los criterios de uno de los trastornos mencionados anteriormente.

 

También te puede interesar: ¿Cómo saber que tengo una buena salud mental?

 

 

El ejercicio y la salud mental:

Uno de los puntos tocados por el doctor Peñaloza es la importancia de la actividad física para para lograr una buena salud mental. Medlineplus informa que esta contribuye a la salud mental, ya que durante el ejercicio, el cuerpo libera sustancias químicas que pueden mejorar el estado de ánimo y hacer que las personas se sientan más relajadas, lo que puede ayudar a que se lidie con el estrés y se reduzca el riesgo de depresión... otro problema de salud mental.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la depresión es un trastorno mental frecuente y una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo, que afecta a más de 300 millones de personas en todo el planeta, con mayor prevalencia en las mujeres que en los hombres.

En esta enfermedad, menciona la OMS, el paciente que la presenta sufre de tristeza, pérdida de interés y de la capacidad de disfrutar, sentimientos de culpa o baja autoestima, trastornos del sueño o del apetito, cansancio y falta de concentración. También puede presentar diversos síntomas físicos sin causas orgánicas aparentes.

 

Recuerda que como en la mayoría de las enfermedades, una detección temprana de los síntomas de algún trastorno mental  es fundamental para el tratamiento de la misma.

 

Con información de Doctor Guillermo Peñaloza Solano (entrevista), Mayo Clinic,  MedlinePlus, OMS


publicidad

publicidad

publicidad