¿Por qué usar perfume es bueno para tus emociones?

El perfume es un elemento indispensable para muchos y suele convertirse en una especie de marca personal. Pero estudios han comprobado que, además, un aroma corporal agradable puede tener muchos beneficios. A continuación, te decimos por qué usar perfume es bueno para tus emociones

Elegir una fragancia agradable o incluso que nos recuerde a momentos especiales de nuestra vida, sin duda puede ser clave para mantener una sensación de bienestar

Se ha comprobado que, en el cerebro, los aromas pueden tener algunas conexiones con las emociones, influyendo en el estado de ánimo y hasta la autoestima. Sigue leyendo para conocer todas las razones por las que no puedes olvidarte de aplicar unas gotas de perfume.

El perfume es bueno para las emociones 

De acuerdo con un estudio difundido por la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos acerca del uso de aromas y aceites esenciales, los olores agradables suelen ponernos de buen humor todo el día.

Incluso, muchas veces las fragancias se utilizan para ayudar a las personas a relajarse y disminuir tanto el estrés como la ansiedad.

Percibir que el propio cuerpo huele bien incrementa la autoestima y la seguridad, lo que permite sentirse bien, mejorar el estado de ánimo y mantener una agradable sensación de bienestar.

Por su parte, expertos perfumistas detallan para la revista Vogue, que existe un fuerte vínculo entre el universo de las fragancias y las emociones humanas, por lo que resaltan que no es coincidencia que la atracción hacia algunos aromas esté altamente relacionada con los recuerdos de cada persona.

TAMBIÉN LEE: ¿Por qué no es recomendable pintarse las uñas de los pies? 

“La fragancia en sí misma es una oda a la inspiración, la creatividad y las emociones”, explica el experto perfumista español Alberto Morillas. “Nos ayuda a comenzar con buen pie el proceso de prepararnos para una actividad como una noche de cita o una entrevista de trabajo”, agrega.

Sophie Labbé, otra reconocida perfumista, subraya que “el perfume influencia nuestro estado de ánimo por su conexión con nuestros recuerdos y emociones. En un plano físico, el sentido del olfato es el que tiene una unión más fuerte con nuestro cerebro. Esto es lo que hace que las fragancias sean tan poderosas”. 

Las fragancias de cada perfume tienen un efecto distinto

Basta con rociar unas gotas de una deliciosa fragancia para trasladarnos y tener un impacto positivo en cómo nos sentimos. Lo ideal es aplicar el perfume en cuello, muñecas y parte interna del codo, así el aroma será más duradero.

Así mismo, se ha encontrado que uno de los aromas más buscados en un perfume es el frutal, como el que proviene del melocotón, manzana, fresas y cerezas, debido a que aumentan casi de inmediato la sensación de felicidad, pues evocan momentos como el verano, que relacionamos con el descanso y la alegría de esa estación.

Otros aromas frescos como a naranja y limón causan un efecto relajante que permite controlar la ansiedad y aumentar nuestro nivel de confianza.

Las notas amaderadas, como a cedro y ámbar, también son comunes por sus efectos reconfortantes que nos recuerdan a la naturaleza y a la paz que sentimos al estar en un lugar hermoso. Finalmente, las fragancias compuestas de vainilla, sándalo o canela rememoran la infancia y brindan una sensación confortable y de hogar en los momentos más difíciles.

Ya lo sabes, usar perfume no solo te ayuda a dejar una buena impresión, sino que es bueno para tus emociones y es una forma sencilla de relajarte y mantener el bienestar durante el día.

SIGUE LEYENDO: 7 hábitos que detonan la ansiedad sin darte cuenta 

(Con información de MedlinePlus, Revista Vogue y Global)