publicidad

¿Por qué tenemos las mejores ideas al bañarnos?
Emociones

¿Por qué tenemos las mejores ideas al bañarnos?

Foto: tomada de la web

Tener buenas ideas al bañarnos no es casualidad, existe una explicación científica de por qué sucede

  • SUSANA CARRASCO
  • 13/02/2020
  • 13:37 hrs.

¿Por qué tenemos ideas al bañarnos? Seguro que más de una vez te ha pasado que estás en la regadera y mientras te enjabonas el cabello, se te vienen a la cabeza las ideas más brillantes o hasta soluciones a problemas que te agobian. Pues esto es más común de lo que crees y hasta existe una explicación científica.

Conoce por qué encontramos soluciones a problemas y se nos ocurren las mejores ideas al bañarnos y cómo puedes aprovecharlo mejor.

¿Por qué tenemos mejores ideas al bañarnos?

Aunque parezca algo fantasioso o hasta de chiste, la realidad es que sí tenemos mejores ideas mientras nos bañamos y la ciencia ha encontrado por qué.

Según el psicólogo John Kounios, director del programa de Ciencias Cognitivas y del Cerebro de la Universidad Drexel, en Estados Unidos, hay dos factores que explican por qué tenemos las mejores ideas al bañarnos:

1. Restricción sensorial

De acuerdo al experto, cuando estamos bajo la ducha nuestros sentidos se apagan un poco.

Lo que vemos se limita en gran parte por el caer del agua o porque cerramos los ojos; tampoco podemos escuchar con detalle porque el agua actúa como un ruido blanco que bloquea otros sonidos.

No tenemos muy despierto el sentido del tacto, porque el agua usualmente está a una temperatura similar a la del cuerpo, así que no se nota mucho la frontera entre el interior y el exterior.

Todos estos factores contribuyen a que en ese momento, los sentidos no estén enfocados en el exterior, sino en nuestro interior, es decir, toda la atención está dirigida hacia adentro.

Estudios han demostrado que antes de tener una gran idea, una zona en la parte trasera del cerebro que se encarga de procesar los estímulos que entran por la vista llamada córtex visual, se apaga ligeramente.

Es decir, que es necesario que nos volvamos un poco menos conscientes de nuestro entorno para poder procesar una idea, aunque la atención hacia el interior debe aumentar.

Como la ducha nos aísla un momento de los estímulos exteriores, no tenemos distracciones y es más fácil que nos concentremos.

"Si estás atento a tu alrededor, no puedes enfocarte en tus propios pensamientos.No puedes ver las estrellas cuando el Sol está brillando", señala el psicólogo.

2. Buena actitud y relajación

El segundo factor que influye en que tengamos las mejores ideas al bañarnos, es que generalmente cuando estamos en la ducha, tenemos buena actitud.

Sentir el agua tibia cayendo en nuestro cuerpo y el aroma del jabón, no ayuda a relajarnos, lo que favorece que las ideas fluyan.

Según Kounios, diversos estudios han demostrado que estar de buen humor estimula la creatividad y nos permite tener ideas un poco más locas.

Por el contrario, si estás ansioso el pensamiento se puede volver más limitado, porque tu cerebro interpreta eso como una amenaza en la que no se pueden cometer errores.

Este panorama hace que pensemos de forma más metódica y muy conservadora, lo que limita nuestras mejores ideas.

Así que ya lo sabes, relájate tanto como puedas en la ducha y comprueba que surgen las mejores ideas al bañarnos.  

(Con información de BBC)


publicidad

publicidad

publicidad