publicidad

¿Por qué es difícil detectar el autismo en las niñas?
Vida Sana

¿Por qué es difícil detectar el autismo en las niñas?

Algunos de los signos del autismo en las menores pueden ser normalizados por quienes las rodean

  • MARILUZ ROLDÁN VERA
  • 02/04/2019
  • 15:42 hrs.

Ver a una niña tranquila, retraída y que depende de los demás para desenvolverse puede ser considerado como algo normal, pero estos rasgos relacionados con un estereotipo son la principal causa de que las menores no sean diagnosticadas con autismo de manera oportuna y a la larga puede causarles trastornos emocionales.





Hoy se conmemora el Día Mundial de la Conciencia sobre el Autismo con el objetivo de fomentar la inclusión y la equidad de quienes padecen este trastorno, que es una afección neurobiológica que afecta a una de cada 160 personas en el mundo.





El Trastorno del Espectro Autista (TEA) se caracteriza por alteraciones de comportamiento social, comunicación y lenguaje, así como por conductas repetitivas o que los niños tengan intereses excesivos.





Te puede interesar: Tener un perro ayuda a niños con autismo









Los problemas para diagnosticar autismo en las niñas





De acuerdo con la organización estadounidense Child Mind Institute, en promedio se diagnostica a una niña con Trastorno del Espectro Autista por cada cuatro niños. Esto se debe a diversas razones, una tiene que ver con los estereotipos y otra con que las menores suelen tratar de disimular algunos rasgos del padecimiento cuando están en público.





Especialistas mencionan que se pueden pasar por alto o “normalizar” los síntomas, ya que mientras los niños pueden mirar un reloj de manera repetitiva, no parece extraño que una niña tenga un interés excesivo por unicornios.





Wendy Moyal, psiquiatra de niños y adolescentes de Child Mind Institute, resalta  que las niñas son más propensas a controlar su comportamiento en público y eso provoca que quienes las rodean no detecten las diferencias.





“Muchas niñas autistas se descartan porque pueden compartir una sonrisa o pueden tener un contacto visual un poco mejor o están más socialmente motivadas. Puede ser una presentación más sutil”, menciona.





El riesgo de que las niñas no tengan un diagnóstico oportuno es que a largo plazo pueden sufrir baja autoestima o desarrollar trastornos como ansiedad o depresión. Otros de los peligros sociales es que las menores pueden ser víctimas de acoso o maltrato.





Lo más recomendable es que si notas alguno de los signos antes mencionados en tu hija, acudas con especialistas para confirmar el diagnóstico y que reciba el tratamiento necesario que le permita desarrollarse plenamente.





Te recomendamos: Prueba dice si un bebé tendrá autismo


publicidad

publicidad

publicidad