publicidad

¿Por qué comes más cuando estás triste?
Emociones

¿Por qué comes más cuando estás triste?

Este hábito puede estar relacionado con la infancia

Seguramente te ha pasado que en momentos de tristeza o angustia te ha dado hambre de más o te has imaginado comiendo un helado enorme mientras ves películas y lloras, y es que es una escena muy recurrente en películas cuando alguien está triste, pero es una realidad que sí te da más hambre cuando te sientes vulnerable, por eso hoy te explicaremos por qué comes más cuando estás triste.

¿Por qué comes más cuando estás triste?

De acuerdo a los especialistas, si comes de más con regularidad cuando estás triste, detrás de ese hábito puede haber una relación poco saludable con la comida, cuyo origen no está en los genes sino que se establece en la infancia primaria.

También lee: 5 razones por las que nos sonrojamos

Esa es la principal hipótesis de un estudio de la University College de Londres que concluyó que el ambiente familiar es la principal causa del desarrollo de ese apetito emocional.

Comer de más cuando estamos tristes puede ser un mal aprendido durante la infancia

La investigación, publicada en la revista especializada Pediatric Obesity, sugiere que el comportamiento parental está detrás de algunos de estos comportamientos aprendidos.

Entre las prácticas que pueden ser contraproducentes está la de consolar a un niño disgustado dándole su comida o dulce favorito o comer habitualmente en un ambiente de estrés en la mesa, señalan los autores del estudio.

Los autores de esta investigación analizaron la relación entre las emociones y el comportamiento alimentario de casi 400 gemelos y mellizos británicos y comprobaron que el ambiente cuenta más que la herencia genética, ya que no había diferencia entre hermanos.

Recurrir a la comida como una vía de escape “indica que hay una relación poco saludable con la comida”, señaló Clare Llewellyn, doctora que lideró la investigación.

Algunos padres, “en lugar de encontrar estrategias más positivas para regular sus emociones, utilizan la comida”, señaló.

“Una tendencia a querer comer más en respuesta a emociones negativas podría ser factor de riesgo para el desarrollo de la obesidad”.

 

(Foto: La Vanguardia)

¿Qué hacer como adultos cuando queremos comer más debido a la tristeza?

De acuerdo a información del sistema británico de Salud Pública, el hábito aunque es común, puede volverse un problema cuando se convierte en algo que pasa regularmente, ya que puede causar sobrepeso y malestar por comer demasiado.

Especialistas recomiendan, “reconocer y separar las emociones de lo que comes”.

Comer helado cuando estas triste no es el mejor antídoto

De acuerdo con un estudio realizado por las Universidades de Warwick y Lancaster en Reino Unido, comer helado para curar tus penas no ayuda a sentirte mejor.

Al ingerir este alimento lleno de azúcar refinada, se incrementa el cansancio y se disminuye tu estado de alerta aproximadamente una hora después de consumirlo.

Comes más cuando estás triste debido a que podrías haber aprendido esta práctica desde que eras pequeño, sin embargo, comer de más cuando estás triste podría generar graves problemas como obesidad.

Continua leyendo: Llorar y escuchar música mientras estás triste puede mejorar tu estado de ánimo

(Con información de: BBC y Cocina delirante)

publicidad

publicidad

publicidad