publicidad

Para tener una vida sana no hay que lamentarse del pasado
Vida Sana

Para tener una vida sana no hay que lamentarse del pasado

(Foto: Pinterest)

Un estudio señala que las personas más saludables son las que menos experimentan sentimientos de arrepentimiento

Para tener una vida sana no hay que lamentarse del pasado y de las oportunidades perdidas, eso señala un estudio que asegura que las personas más saludables son las que menos experimentan sentimientos de arrepentimiento.

Es importante saberle dar vuelta a la página cuando cometemos un error o no aprovechamos una oportunidad, ya que el estarnos atormentando del qué hubiera pasado, no nos permite estar en paz y solo genera confusión en nuestro cerebro por algo que ya fue y que no está dentro de nuestras posibilidades cambiar. 

También lee: ¿La pandemia ha afectado el sueño de las personas?

Para tener una vida sana no hay que lamentarse del pasado

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Hamburgo-Eppendorf , Alemania, reportaron evidencias de un experimento que sugiere que, para envejecer apropiadamente y tener una vida sana, se debe dejar ir los arrepentimientos de oportunidades perdidas.

Stefanie Brassen y colegas observaron el cómo voluntarios jóvenes saludables de 25 años en promedio y voluntarios mayores saludables de 65 años en promedio y participantes mayores de edad con desarrollo de depresión, lidiaban con el arrepentimiento.

Encontraron que los participantes jóvenes y mayores con depresión parecían sostener más los arrepentimientos sobre oportunidades no aprovechadas, mientras que los mayores saludables tendían a olvidar y dejar pasar esas nociones.

(Foto: Pexels)

Para medir el arrepentimiento, los investigadores adaptaron un juego de astucia en donde los participantes miraron a 8 cajas de madera puestas en una fila, para escoger alguna opción que revelara el contenido de ellas, una por una.

Siete de esas cajas contenían barras de oro, mientras que una contenía otro objeto de menor valor.

Las personas que no escogían la caja ganadora se llenaban de arrepentimiento

Las personas que escogían la caja con el objeto de menor valor, perdían la oportunidad de seguir revelando el contenido de las cajas, quedándose con las que habían destapado hasta ese punto, induciendo sentimientos de arrepentimiento.

Mientras los voluntarios tomaban la prueba, eran monitoreados mediante resonancia magnética, para así ver cómo los jóvenes saludables, los mayores deprimidos y los mayores saludables respondían al perder oportunidades durante el juego.

Cerebros saludables no se arrepienten de las oportunidades que dejan pasar

Brassen y su equipo encontraron que, en los mayores saludables, la actividad del área cerebral del arrepentimiento (estriado ventral) era mucho menor durante las rondas de juego donde perdieron la oportunidad de ganar más oro, sugiriendo que los cerebros saludablemente envejecidos no presentan arrepentimiento de la misma manera en que los jóvenes y deprimidos lo hacen.

Cuando observaron la región de control emocional, los científicos encontraron que esta área estaba más activada en los participantes mayores y saludables que en los otros dos grupos de control.

(Foto: Pinterest)

Una razón es que cuando somos mayores, el futuro se hace más pequeño, y también las oportunidades de corregir errores anteriores. El estudio dejó un mensaje claro: no preocuparse por algo que no tiene solución.

Sigue leyendo: ¿Se pueden prevenir los juanetes?

(Con Información de: Muy Interesante y CNN)

publicidad

publicidad

publicidad