publicidad

Ojo flojo  puede afectar a tu hijo por no usar lentes
Vida Sana

"Ojo flojo" puede afectar a tu hijo por no usar lentes

Este regreso a clases es el pretexto perfecto para que lleves a tus niños con el oftalmólogo

  • MARILUZ ROLDÁN
  • 26/08/2019
  • 13:40 hrs.

¿Las calificaciones de tu hijo han bajado o se acerca mucho los libros para leer? Si es así lo más probable es que tenga problemas de visión y necesite usar lentes. El riesgo de que no los utilice es que puede generar el padecimiento conocido como ojo flojo, del cual te damos más detalles. 

Este lunes fue el regreso a clases es un buen momento para que tú y tu hijo visiten  al oftalmólogo o al optometrista para que le haga una valoración de la agudeza visual. 

Diana Aleida González Guajardo, oftalmóloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), explica que con esta prueba se puede saber si el niño presenta algún error refractivo, como astigmatismo, hipermetropía o miopía, que se traduce en una visión borrosa.

Por eso es importante que identifiques algunos síntomas en tus hijos, como bajo rendimiento escolar, que se acerquen mucho a las imágenes o a los libros, que tenga los ojos rojos y fotofobia (intolerancia a la luz).

También lee: Bañar a los bebés es menos aterrador de lo que parece 

La especialista recuerda que gran parte de los menores que presentan problemas de visión es por  antecedentes hereditarios y recomienda acudir al oftalmólogo para que determine el tratamiento a seguir por medio de lentes con una graduación adecuada

La doctora González Guajardo destaca que es necesario que los niños usen los lentes por el tiempo prescrito, pues de lo contrario se corre el riesgo de desarrollar ambliopía, padecimiento conocido como ojo flojo que no permite el desarrollo adecuado de este órgano en los primeros años de vida.

De acuerdo con Mayo Clinic, este padecimiento, conocido también como “ojo perezoso”, consiste en la reducción de la visión en un ojo y es causado por un desarrollo visual anormal que por lo general se manifiesta entre el nacimiento y los 7 años. 

Los principales síntomas del “ojo flojo” son: 

-Un ojo que se desvía hacia adentro o hacia afuera.

-Ojos que parecen no funcionar de manera coordinada.

-Poca percepción de profundidad.

-Entrecierre o cierre de un ojo.

-Inclinación de la cabeza.

-Resultados anormales de exámenes de la visión.

Por eso es importante que lleves a tus hijos con un oftalmólogo si te das cuenta que podrían tener algún problema de visión. Para ayudar a que niñas y niños acepten con mayor facilidad usar anteojos, la doctora Aleida González sugirió motivarlos con un diseño atractivo de armazones, que sean cómodos y se adapten a su rostro. 

publicidad

publicidad

publicidad