publicidad

Mutilación genital femenina: una escalofriante realidad
De Mujeres

Mutilación genital femenina: una escalofriante realidad

Fotografía: UNICEF

Esta práctica afecta la salud de las mujeres en múltiples sentidos, en la mayoría de los casos se lleva a cabo durante la infancia.

  • INGRID SILVA
  • 05/02/2020
  • 20:46 hrs.

El 6 de febrero es el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina y el objetivo de las Naciones Unidas (UN) es claro, directo pero de fondo, no deja de ser perturbador: acabar con la mutilación genital femenina (MGF) para 2030. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 200 millones de niñas y mujeres vivas actualmente han sido objeto de dicha mutilación en los 30 países de África, Oriente Medio y Asia donde se concentra esta práctica.

La mutilación genital femenina es una práctica que aún tiene vigencia en distintas regiones del mundo y que implica la lesión o alteración de los genitales femeninos por motivos no médicos, como también refiere también la OMS:

Estos procedimientos no aportan ningún beneficio a la salud de las mujeres y niñas. En la mayoría de los casos de lleva a cabo en la infancia, en algún momento entre la lactancia y los 15 años.

En ese sentido, organizaciones globales e independientes como Amnistía Internacional, conocida como Amnistía o AI, se ha pronunciado en contra de dicha práctica a través de sus distintas campañas donde las flores son el elemento central que insinúa a la vagina, como se muestra en las fotografías siguientes.

Una violación grave a los derechos humanos de mujeres y niñas: OMS

El cuerpo de la mujer siempre ha sido blanco para la construcción de estereotipos, de ideales de “belleza” que dan el mensaje de imperfección y aún más grave es que para ser aceptadas tengan que ser víctimas de mutilaciones o alteraciones que ponen en riesgo su vida como es el caso de la MGF; internacionalmente, la práctica es reconocida como una violación grave de los derechos humanos, la salud y la integridad de las niñas y de las mujeres.

Complicaciones inmediatas. Están el dolor intenso, fiebre, hemorragia, inflamación de los tejidos genitales, infecciones como el tétanos, fiebre, problemas urinarios, lesiones de los tejidos genitales vecinos, estado de choque y muerte.

Las crudas complicaciones a corto y largo plazo. Esta práctica afecta la salud de las mujeres en múltiples sentidos, en la mayoría de los casos se lleva a cabo durante la infancia. Las principales consecuencias de la MGF se muestran en el siguiente gráfico:

Ninguna hija mía será circuncidada: ONU mujeres

Como parte de las acciones para promover la erradicación de la mutilación genital femenina, Naciones Unidas (UN), comparte el vídeo titulado “Ninguna hija mía será circuncidada”, el cual muestra a Jaha Dukureh activista y embajadora de ONU Mujeres que lucha contra la MGF y el matrimonio infantil.

La mujer  cuenta su historia luego de haberse enterado que había sido sometida a una mutilación genital tipo III que le impedía mantener relaciones sexuales hasta que le hicieran una escisión en la vagina y cómo al quedar embarazada se prometió que ninguna de sus hijas u otras mujeres sería circuncidada. Te compartimos el impactante vídeo:

No es un problema “allí”: UNFPA

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) indica que existen cuatro tipos de MGF:

Tipo I. Se conoce como clitoridectomía e implica la extirpación parcial o total del clítotis y/o el prepucio.

Tipo II. Conocida también como escisión, es la extirpación parcial o total del clítoris y los labios menores.

Tipo III. También se llama infibulación. Es el estrechamiento del orificio vaginal con un sello cobertor que se forma al cortar y recolocar los labios menores y/o los labios mayores. En ese caso, las mujeres pueden cortar en la noche de bodas o antes del parto.

Tipo IV. Refiere cualquier otro procedimiento nocivo para los genitales femeninos con fines no médicos, por ejemplo perforaciones, pinchazos, incisiones, cauterización o raspado.

¿Los tipos más practicados? Los tipos I y II son más frecuentes y en el caso de la infibulación lo sufre un porcentaje aproximado del 10% de todas las mujeres afectadas.

Los miembros asignados en cada comunidad, llevarán a cabo la MGF, aunque se utilicen instrumentos peligrosos y rudimentarios, por ejemplo hojas de afeitar, además tampoco se aplica anestesia o antisépticos.

También existe la “MGF medicalizada” que también implica consecuencias graves para la salud. Se trata de una práctica errónea del personal de salud.

Además, la práctica cuenta con el apoyo de mujeres y hombres, por lo cual, la UNFPA subraya la importancia del arraigo de la MGF en la desigualdad de género que a su vez se perpetúa:

En algunas comunidades, se usa para controlar la sexualidad de niñas y mujeres. En ocasiones es un prerrequisito para el matrimonio, principalmente infantil. Se piensa además que si no se extirpa el clítoris, crecerá hasta el tamaño de un pene y que la MGF aumenta la fecundidad.

Finalmente, como indica también información de UNFPA, no existe mutilación genital femenina segura; en todos los casos conlleva serias implicaciones para la salud sexual y reproductiva de las niñas y las mujeres.

¿Qué opinas de la que se ha nombrado como "tradición cultural"?

Crédito fotografías: UNFPA, EL PAÍS, Amnistía Internacional


publicidad

publicidad

publicidad