publicidad

Otros

Menos ansiedad, más embarazos

Expertos indicaron que cuando el estrés por tener hijos disminuye, las tasas de embarazo espontaneo aumentan.

  • 16/01/2013
  • 16:38 hrs.

No es secreto que las mujeres han priorizado su vida profesional sobre la maternidad, y que con el objetivo de crecer más laboralmente, tanto hombres como mujeres han dejado de casarse, y quienes lo hacen generalmente después de los 30 años de edad.

Esta decisión aunada al constante estrés que se vive en el día a día, ha provocado que en México el 30% de las parejas en algún momento presenten problemas para embarazarse, dijo el doctor José Carlos Tapia Valencia en conferencia, al citar datos de la OMS.

Pero lo interesante, mencionó el investigador, es que  se ha comprobado que las dificultades para lograr el embarazo, cada vez menos son consecuencia de patologías físicas, sino más bien mentales, como la ansiedad que genera la presión social.

Aun cuando los tiempos y las prioridades cambian, “la tradición de tener familia permanece, y cuando ven a una mujer que pasa de los 30, empiezan a presionarla con la necesidad de reproducirse, y esto le genera mucho estrés a la pareja, que puede llegar a inhibir el embarazo”.

Sin embargo, para que se diagnostique infertilidad, es necesario que luego de 12 meses de sostener relaciones sexuales tres o más veces a la semana sin protección, no se logre el embarazo.

En caso de tener infertilidad, los pacientes pueden someterse a tratamientos de baja o alta complejidad. En los de baja complejidad está el conocer el día de ovulación y programar relaciones sexuales en esa fecha, mientras que los de alta son los que requieren tecnología y ciencia como la fecundación in vitro o in útero, que puede ser con gametos de la propia pareja o recurrir a esperma y óvulos donados.

El experto dijo a SUMEDICO, que cuando las parejas han intentado entre dos y seis veces embarazarse con ayuda de métodos asistidos y no lo logran, “la mayoría desiste, y asume que no tendrá familia, entonces la ansiedad baja considerablemente, y en el 10% de los casos se logran embarazos espontáneos”.

Sin embargo, “cuando una pareja logra embarazarse con reproducción asistida, aunque el tratamiento médico solo dura 10 días, que es lo que tarda la mujer que ovula en liberar el folículo, y realizar el implante, la terapia psicológica o psiquiátrica durará nueve meses”.

El experto indico que es importante el acompañamiento del experto en salud mental, para nivelar los niveles de estrés y ansiedad en la pareja y especialmente en la mujer para reducir el riesgo de aborto.

Tapia Valencia indicó que en el sector privado, se cuentan con más de 60 clínicas especializadas que realizan los métodos de baja y alta complejidad, mientras que en el  sector público, los únicos que tienen la infraestructura y los especialistas para realizar FIV, o implantaciones (alta complejidad), son el 20 de noviembre en el ISSSTE y PEMEX.

El experto indicó que la mejor forma de elevar la posibilidad de un embarazo exitoso, es comenzar con un método de calendarización de relaciones sexuales que coincidan con la ovulación de la mujer, terapias hormonales, y finalmente la FIV o implantación in utero.

publicidad

publicidad

publicidad