publicidad

¿Los tatuajes nos hacen sudar menos y no enfriar bien el cuerpo?
Vida Sana

¿Los tatuajes nos hacen sudar menos y no enfriar bien el cuerpo?

Sudar menos a causa de los tatuajes podría parecer una ventaja, pero no lo es. Foto: Anna Shvets en PEXELS

Existen diversos estudios respecto a los efectos de los tatuajes en las glándulas sudoríparas y el más reciente comprobó que sí hacen sudar menos

  • SUSANA CARRASCO
  • 02/10/2020
  • 11:55 hrs.

Hacerse un tatuaje en un lugar con poca higiene es uno de los principales riesgos de esta popular moda, pero estudios han encontrado que podría haber otros efectos peligrosos, como sudar menos y no enfriar bien el cuerpo.

La disminución de la sudoración podría parecer algo bueno, porque nos evitaría estar pegajosos cuando hace calor, pero la realidad es que este efecto repercute directamente en la disipación de la temperatura corporal, especialmente cuando se tienen tatuajes muy grandes que cubren grandes áreas del cuerpo.

(Foto: Pixabay)

Un reciente estudio llegó a la conclusión de que los tatuajes podrían dañar las glándulas sudoríparas de la piel, reduciendo la capacidad del cuerpo para enfriarse rápidamente y no ha sido el único, existen varias investigaciones al respecto.

Tatuajes, ¿nos hacen sudar menos?

Desde 2017, un estudio realizado por el investigador Maurie Luetkemeier en Estados Unidos, reveló que los tatuajes interfieren con la función básica de nuestras glándulas sudoríparas. Para saberlo, el experto y su equipo utilizaron un Sistema de Recolección de Sudor de Macroductos, que por medio de una pequeña corriente eléctrica induce la sudoración y es utilizada en bebés para diagnosticar fibrosis quística.

TAMBIÉN LEE: Partes del cuerpo que son más peligrosas para hacerse un tatuaje 

(Foto: Pixabay)

Los resultados revelaron que la piel tatuada si hacía sudar menos, pues parecía producir hasta un 50% menos sudor en comparación con la piel sin tatuajes. También se detectó que el sudor que llegaba a desprenderse de las áreas tatuadas era significativamente más salado de lo normal (64%), lo que sería señal de que las tintas de los tatuajes penetran hasta las glándulas sudoríparas, alterando su función.

Pero los investigadores resaltaron que no se podía dar por hecho tal resultado, pues el proceso que utilizaron para estimular las glándulas sudoríparas es distinto al que ocurre en la vida real, en el que el cuerpo se enfría después de un aumento de temperatura corporal.

(Foto: Pixabay)

Hay varios estudios al respecto

Ante los resultados de Luetkemeier y su equipo, otros investigadores en Australia decidieron poner a prueba los hallazgos, probando cómo la piel con tatuajes responde a las condiciones de aumento de temperatura provenientes del ejercicio físico. Se tomaron muestras del sudor de distintas zonas del cuerpo de 22 personas y se encontró que no había ninguna diferencia en el volumen de sudor entre la piel tatuada y la no tatuada.

Sin embargo, una nueva investigación publicada en el Journal of Applied Physiology, también liderada por Luetkemeier y sus colegas, señaló que en el estudio australiano no se registró la temperatura interna de los participantes, por lo que era difícil saber si la sudoración realmente se alteraba o no por los tatuajes.

(Foto: Pexels) 

De manera que reclutaron a 10 personas con tatuajes y los colocaron en un traje forrado de tubos diseñado para introducir lentamente agua caliente en todo el cuerpo y aumentar la temperatura, lo que permitiría ver cuánto sudor inducido por calor es producido en zonas de la piel con tatuajes. No hubo diferencia en el momento de inicio del sudor entre la piel tatuada y la no tatuada, pero una vez más se vio que los tatuajes reducían la cantidad de sudor y que había mucha más sal.

Consecuencias a largo plazo

“Parece haber consecuencias a largo plazo del proceso de tatuaje que no se habían considerado anteriormente”, señalan los investigadores en el estudio. De igual manera, sostienen que los tatuajes sí dañan de alguna manera las glándulas sudoríparas de una persona, lo que podría ser especialmente peligroso en aquellos con grandes tatuajes o que cubren áreas extensas de su cuerpo.

(Foto: Pixabay)

“Estos datos sugieren que el tatuaje daña funcionalmente los mecanismos de secreción, afectando la capacidad de la glándula para producir sudor, pero no parece afectar la señalización neuronal para iniciar la sudoración”, concluyeron los investigadores.

Así que sudar menos por los tatuajes no es para nada una ventaja, pues el sudor tiene la función de enfriar nuestro cuerpo y mantenerlo fresco para que funcione adecuadamente. 

SIGUE LYENDO: Fiebre por estrés o fiebre emocional, ¿cómo reconocerla? 

(Con información de El Confidencial y Quo)


publicidad

publicidad

publicidad