publicidad

Los peligros de usar chanclas con frecuencia
Vida Sana

Los peligros de usar chanclas con frecuencia

Las chanclas o flip flops pueden causar serios problemas en los pies y hasta caídas

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 15/07/2019
  • 14:12 hrs.

Las chanclas o flip flops son maravillosas para sentirnos cómodos, pero solo deben usarse en ciertos momentos y no como un calzado de uso diario, ya que expertos advierten que podrían ser peligrosas para la salud de los pies.

Así que antes de decidirte por usar unas cómodas chanclas este verano, te decimos las recomendaciones de un especialista.

Usar chanclas con frecuencia, ¿es sano?

A esta cuestión, el Dr. Pedro Villalta, decano del Colegio Profesional de Podología de la Comunidad de Madrid (COPOMA), indica en entrevista para Infosalus que se debe tener mucho cuidado con las chanclas y limitarlas únicamente para la playa, la piscina o las duchas públicas.

“No podemos ir todo el día con ellas, únicamente son para zonas de verano”, explica el experto.

En el caso de los niños, se hace la misma recomendación, porque el uso continuo de chanclas o flip flops genera una gran cantidad de problemas en los pies.

El primero de ellos es que las chanclas favorecen que los pies estén desprotegidos, convirtiéndolos en un blanco de agresiones externas como arañazos, golpes o cortes.

También favorecen la aparición de los talones secos o talones agrietados, lo que aumenta el riesgo de infecciones en el pie.

“El pie siempre debe ir protegido a pesar de que sea verano”, advierte el especialista.

Por otra parte, el uso frecuente de chanclas favorece los problemas de equilibrio y a su vez, el riesgo de caídas, lo que resulta un grave peligro especialmente en adultos mayores y niños.

TAMBIÉN LEE: ¿Qué hacer en caso de picadura de medusa? 

Otro de los problemas causados por usar chanclas son los problemas de circulación en las piernas, algo que puede ser más grave en personas con pie diabético.

En ese sentido, el experto remarca que las chanclas están contraindicadas en personas con pie plano y en diabéticos, porque pueden hacerse heridas con facilidad, golpes y resequedad en el talón.

Las personas con diabetes pueden tener lesiones sin darse cuenta y las heridas se pueden infectar con mayor facilidad.

Entre los principales peligros de las chanclas, los fisioterapeutas de la clínica Fisioserv apuntan que está la fascitis plantar, una inflamación de la fascia plantar. Esta parte del pie es una fuerte y gruesa lámina de tejido fibroso en la planta del pie que da estabilidad en cada pisada y absorbe los impactos.

Al lesionarlo, podemos sentir un dolor agudo en el pie que suele ser más intenso al dar los primeros pasos en la mañana o después de conservar cierta rigidez por la falta de actividad muscular nocturna.

Cuando usamos excesivamente las chanclas, los dedos también generan un sobreesfuerzo para poder agarrarse a la parte delantera del calzado.

“Esta sobrecarga de los músculos internos puede acentuar el desarrollo de lesiones como los dedos en garra, juanetes o metatarsalgias, que es un dolor en la zona anterior del pie”, indica por su parte la podóloga Raquel González Cabrera, del hospital Universitario Sanitas La Zarzuela.

En algunos casos, puede haber lesiones en el tobillo, en la rodilla e incluso en la cadera debido a que las articulaciones internas del pie se resienten.

¿Qué zapatos debo usar?

El Dr. Villalta recomienda que el calzado para verano sea de tejidos naturales, pero sobre todo, de materiales tipo piel.

Los zapatos que elijamos deben permitirle transpirar al pie y no deben causar sensación de agobio o de que vamos con el pie cocido. Los zapatos de tacón alto no se recomiendan, lo ideal es optar por zapatos que tengan un poco de plataforma, aproximadamente dos o tres centímetros.

El uso de calcetas pequeñas o protectores es indispensable, porque protegen al pie de la fricción con el zapato, evitando lesiones.

En el caso de los niños, el experto hace las mismas recomendaciones, indicando que para uso diario, los niños deben usar un calzado que proteja sus pies, hecho de productos naturales, de tipo deportivo y si es posible, cerrado y con calcetines.

“El pie es el órgano que nos transporta, que está en contacto con el suelo y nos mantienen todo el edificio estático y en orden. Si no somos capaces de cuidarlo, vamos a generar muchos problemas”, concluye el especialista en pies.

Así que la próxima vez que elijas qué calzado ponerte, piensa en que lo más importante es no solo estar cómodo, sino brindarle al pie la protección necesaria.

SIGUE LEYENDO: 7 consejos para curar una ampolla en el pie 

publicidad

publicidad

publicidad