publicidad

De hombres

¿Los hombres tienen náuseas durante el embarazo?

Los hombres también tienen antojos y mareos debido al síndrome de Couvade

  • 22/03/2017
  • 04:03 hrs.
¿Alguna vez has escuchado o has sabido de algún hombre que asegura tener náuseas y antojos porque su pareja está embarazada? Si creías que era mentira, la verdad es que no estaba fingiendo.

Cuando la mujer está embarazada, los hombres también pueden sentir náuseas y antojos debido a que se disminuye su producción de testosterona y aumenta la producción de estrógenos y prolactina.

Gabriela Gómez, psicóloga de blua de Sanitas, explica que si bien este fenómeno no se ha estudiado a profundidad, diversas encuestas revelan que muchos hombres sufren estos malestares durante la gestación, lo que se conoce como síndrome de Couvade.

¿Qué es el síndrome de Couvade?


Este síndrome se caracteriza por síntomas similares a los de la mujer como las náuseas y antojos, aunque también se puede presentar lo siguiente:

  • Repulsión a olores y comidas

  • Problemas intestinales

  • Malestar estomacal

  • Dolor de espalda

  • Aumento o pérdida de peso

  • Ansiedad

  • Irritabilidad

  • Cambios de humor

  • Cansancio


La especialista indica que cerca del 10 y 65% de los hombres que van a ser padres, experimentan el síndrome, aunque las causas exactas de esto no se conocen.

“Existe controversia entre las explicaciones. Lo que más peso parece tener es el fuerte estrés que se experimenta, y el grado de implicación del hombre con su pareja. El estrés intenso y sostenido en el tiempo da lugar a cambios bioquímicos en el cuerpo que pueden ser los responsables de muchos de los cambios hormonales y también psicológicos", detalla.

Lo que ocurre después del parto


Sin embargo, al igual que en la mujer, este síndrome se va cuando el bebé nace, aunque después se presentan otros cambios.

"Los hábitos que más cambian son el sueño, las actividades sociales y las de ocio. Además, los horarios se ajustan a los de los hijos por lo que toda la rutina se organiza a raíz de las actividades de los pequeños de la casa", dice.

Para afrontar mejor esta nueva etapa, dice, lo mejor es conservar alguna actividad agradable propia, seguir teniendo tiempo para uno mismo, no abandonar los momentos en que se comparta con la familia y sobre todo, cuidarse igual o más que antes.

"Para mejorar los hábitos de vida debemos pensar en que nuestra alimentación condiciona la de nuestros hijos, por ello sería recomendable que el alimento sea nuestra medicina para vivir más", concluye.

(Con información de 20 minutos)

publicidad

publicidad

publicidad