publicidad

Los 5 riesgos de arrancarte una costra de la piel
Vida Sana

Los 5 riesgos de arrancarte una costra de la piel

Arrancar costras de la piel puede causar infecciones importantes. Foto: PIXABAY

La comezón puede hacer que queramos arrancar la costra de la piel, pero eso solo hará que la herida tarde más en curar

Cuando nos hacemos una herida y surge una costra en la piel, a veces es imposible no arrancarla, pues da comezón y no luce muy estética, pero ¿cuáles son los riesgos de hacerlo? Los expertos en dermatología te lo dicen a continuación. Toma nota.

Las costras son unas cubiertas duras que aparecen sobre algunas lesiones de la piel como cortaduras, raspaduras o quemaduras. De acuerdo con Vicente Manuel Leis, de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), se forman al secarse algún tipo de secreción líquida por las heridas, como suero, sangre o pus.

El experto también explica que hay muchos riesgos de arrancarte una costra de la piel, pues se podrían ocasionar cicatrices patológicas y poco estéticas. Aunque esos no son todos los peligros.

Cuidados de una costra de la piel

El miembro de la AEDV dice a Infosalus que lo más importante con las costras en la piel es darles el cuidado correcto para facilitar que se desprendan por sí solas y no tengamos que arrancarlas.

En ese sentido, la principal medida es lavar bien la zona con agua y jabón de uso. Se puede hacer una suave fricción para que la costra se desprenda progresivamente o se fragmente, lo que acelera la curación de la herida.

TAMBIÉN LEE: ¿Qué significa sentir que pica la espalda constantemente?

En caso de que la costra sea muy gruesa o esté demasiado seca, lo ideal es aplicar una capa de vaselina pura y dejarla actuar unos minutos. Luego debe enjuagarse la zona con agua y jabón y secar perfectamente.

¿Y si la arranco?

En la medida de lo posible, se debe evitar arrancar las costras de un tirón, pues hay diversas consecuencias negativas para la piel, principalmente:

1. Dolor intenso

2. Sangrado abundante

3. Infecciones (que hacen que la herida sea más grande y tarde más en sanar)

4. Nuevas costras

5. Cicatrización poco estética

Hay que tomar en cuenta que la costra es una superficie protectora de la herida y debajo se está formando tejido nuevo. El cuerpo repara los vasos sanguíneos dañados y la piel fabrica colágeno para reconectar el tejido roto.

Si tenemos los cuidados adecuados, la costra se secará y se caerá por si sola, dejando la piel reparada y tal vez con una cicatriz mínima.

¿Qué hacer en caso de inflamación bajo la costra?

Hay ocasiones en que las costras de la piel están muy adheridas, son muy grandes, se asientan sobre úlceras profundas o hay señales de inflamación, así como enrojecimiento y dolor. Incluso puede haber pus amarillo o verde, así como líquido transparente excesivo alrededor de la lesión, lo que indica infección.

En esos casos, lo mejor es acudir al médico, pues se requiere de un tratamiento especial que ayude a la recuperación de la herida sin ningún riesgo de mayores infecciones o molestias intensas.

Las costras son un sustrato en el que las bacterias pueden instalarse y crecer fácilmente, ocasionando infecciones, por ello es tan importante mantener limpia la zona y no tocarla, mucho menos arrancarla, especialmente si no tenemos cuidado de lavarnos las manos antes. La finalidad del tratamiento es evitar que las costras se infecten y que se desprendan por sí solas.


Arrancarte una costra de la piel puede parecer tentador, pero la realidad es que causas un daño irreversible que recordarás para siempre debido a la notable cicatriz que seguro tendrás. Así que mejor evítalo.

SIGUE LEYENDO: La doctora que atiende al órgano más grande del cuerpo humano 

(Con información de Infosalus y Medline Plus)


publicidad

publicidad

publicidad