publicidad

Lo que debes saber antes de tu primer Papanicolau
De Mujeres

Lo que debes saber antes de tu primer Papanicolau

El primer Papanicolau puede parecer aterrador por que se cree que duele, sin embargo, es una prueba más sencilla de lo que parece

  • SUSANA CARRASCO
  • 22/11/2019
  • 18:14 hrs.

Muchas veces, las mujeres evitamos hacernos nuestro primer Papanicolau por miedo a que nos duela o por pena de que alguien vea tan de cerca nuestra zona íntima o pregunte cuántas parejas sexuales hemos tenido, sin embargo, esta prueba es la única forma con la que podemos detectar cambios que indiquen enfermedades sexuales.

Si estás pensando en acudir a hacerte la prueba pero aun tienes dudas, te decimos todo lo que debes saber antes de tu primer Papanicolau.

Primer Papanicolau

Todas las mujeres con una vida sexual activa deben hacerse la prueba de Papanicolau a partir de los 21 años, pero los mitos y las falsas creencias nos han hecho pensar que hacerla duele o que es muy complicada. Pero nada de eso es cierto.

El Papanicolau es llamado también citología vaginal y es una prueba que permite detectar cambios celulares anormales en el cuello uterino, así como la presencia del Virus del Papiloma Humano (VPH), que es la principal causa de distintos tipos de cáncer.

La frecuencia con la que debes realizarla dependerá de tu edad y tú historia clínica pero todas las mujeres deben realizársela a partir de los 21 años.

Antes de acudir a hacerla, debes tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

Asegúrate que el día de tu cita no coincida con tu periodo menstrual

Evita las relaciones sexuales y los tampones 48 horas antes

Orina antes de la prueba

¿Qué sucede durante un Papanicolau? Lo primero que pasará es que el doctor te pedirá desvestirte de la cintura para abajo y te darán una bata para que no te sientas tan expuesta.

Luego te pedirán que te acuestes en una camilla donde deberás colocar tus pies sobre estribos para permitir que el médico tenga una mejor visión de tu vagina.

Hará primero una revisión física en la que examinara la vulva y tus labios vaginales, para después pasar a la revisión de las paredes vaginales.

De acuerdo a Planned Parenthood, durante tu primer Papanicolau el médico introduce un espéculo de metal o de plástico en la vagina. Una vez dentro se abre para separar las paredes de la vagina y así se pueda ver bien el cuello uterino.

Después, el médico usa un instrumento para tomar muestras, especialmente una espátula o un cepillo muy pequeño con el que suavemente raspa y recoge células del cuello uterino, las cuales se envían a laboratorio para su análisis.

TAMBIÉN LEE: Salpingitis, la inflamación de las trompas de Falopio

Hacerte el primer Papanicolau dura apenas unos minutos y NO DUELE. Tal vez sientas algo de molestias o presión cuando el médico abra las paredes vaginales, pero no es un dolor intenso ni mucho menos duradero.

Si tienes entre 21 y 29 años, debes hacerte el Papanicolau cada 3 años y si tienes entre 30 y 65 años, debes hacerlo cada 5 años junto con una prueba de VPH.

En caso de que no hayas tenido relaciones sexuales todavía, tu riesgo de sufrir cáncer de cuello uterino es mucho más bajo pero si tienes otros factores de riesgo como antecedentes familiares y el hábito de fumar, deberías considerar hacerte la prueba.

¿Qué pasa si tengo resultados anormales?

Los resultados de tu primer Papanicolau a veces pueden ser poco claros o anormales, pero no te asustes, la mayoría de las veces no significa que tengas algún tipo de cáncer.

Para descartar cualquier complicación es probable que el médico te pida otra prueba de Papanicolau o una colposcopia, que es una prueba especial para examinar más de cerca el cuello uterino y ver si hay células precancerosas.

El lugar indicado para realizarte tu primer Papanicolau es con el ginecólogo.

Recuerda que una prueba a tiempo es la mejor forma de diagnosticar problemas, por lo que te recomendamos hacerlo aunque no sientas molestias o no veas cambios en tu zona íntima. La mayoría de las veces, complicaciones como el VPH se desarrollan de manera silenciosa.

SIGUE LEYENDO: Duchas vaginales con vinagre o bicarbonato, ¿son seguras? 


publicidad

publicidad

publicidad