publicidad

Vida Sana

Linfangitis Aguda

  • 30/06/2016
  • 17:29 hrs.

Definicón:

Es la inflamación aguda de los vasos linfáticos subcutáneos producida por S.



pyogenes.



La infección se suele iniciar en una herida, abrasión, celulitis de una extremidad.



Síntomas:


El paciente muestra estriaciones rojas, irregulares y dolorosas en la extremidad y se extiende en sentido periférico hacia los ganglios linfáticos de la región que estarán agrandados y dolorosos.



El paciente también puede presentar sintomatología sistémica (fiebre, escalofríos, taquicardia y cefalea).

 

La anamnesis y el examen físico descrito anteriormente en el acápite cuadro clínico son en la inmensa mayoría de los casos suficientes para plantear un diagnostico correcto


Al inicio del proceso de acuerdo con los síntomas predominantes, hay que diferenciarla de una ingesta cuando comienza con fiebre acompañada de vómitos de una pielonefritis aguda si existe fiebre y fuerte dolor lumbar y en ocasiones puede confundirse con un estado gripal por el cuadro de fiebre, dolor de cabeza y malestar general. En el período de estado, el diagnóstico diferencial hay que establecerlo con la erisipela y la trombosis venosa. 



La erisipela típica se conocerá por su placa indurada y elevada, sin embargo, en los a casos atípicos el diagnóstico diferencial puede ser muy difícil. La trombosis venosa, cuando se acompaña de fiebre y edema no muy marcado del miembro, hay que diferenciarla de la linfangitis subaguda. La linfangitis troncular superficial puede confundirse con una tromboflebitis superficial


 


Complicaciones:

La mayoría de los pacientes que enferman de una linfangitis vuelven a repetirla, esto es lo que conocemos como linfangitis crónica recurrente (10) (11). Los brotes de linfangitis se presentan al principio con una periodicidad de meses a años; pero con el tiempo se van presentando en períodos más cortos, por lo que se convierte en el trastorno más penoso de los pacientes.



Como consecuencia de los brotes linfangíticos comienza el aumento gradual del volumen del miembro enfermo, y se desarrolla el linfedema post linfangítico.



Si bien la linfangitis en sus primeros estudios no constituye una enfermedad que afecta la vida laboral de los paciente, la repetición de sus crisis, o lleva a constantes pérdidas de días de labor; muchas veces las condiciones laborales favorecen el desarrollo de nuevas crisis, por lo que es necesario el cambio de trabajo y en ocasiones debido al linfedema que se desarrolla, el médico se ve en la necesidad de aconsejar la jubilación del paciente.



Las personas de edad avanzada y en los pacientes con enfermedades crónicas, las crisis de linfangitis constituyen verdaderos estados de gravedad.



 


Tratamiento:


Profilactico:

1- Lavar los pies diariamente con agua tibia y jabón, secarlos bien, en especial entre los dedos, sin frotarlos.

2- Cortarse las uñas después del baño, cuando los pies están más limpios y las uñas más blandas

3- Usar talco en los pies. Usar talcos fungicidas por los menos 2 veces a la semana

4- Protección de los pies de las personas que trabajan en lugares húmedos; uso de botas adecuadas

5- Mantener una buena higiene bucal y nasofaríngea para el control de los focos sépticos a distancia

6- Controlar los edemas crónicos, tanto linfáticos como venenosos

7- Tratar y curar las lesiones abiertas de las piernas

8- Si padece de hongos en los pies tratarlos hasta su erradicación

9- Controlar la obesidad, el alcoholismo, la desnutrtición y la avitaminosis.



Si se trata de una diabético, mantener un control estricto de su enfermedad 


Aguda:


1- Reposo en cama con los piernas elevadas

2- Dietas de fácil digestión, abundantes En líquidos y baja de sal

3- Antipíreticos y analgésicos 

4- Fomentos frescos, agua hervida con sal, agua de manzanilla, etc

5- Antibióticos: Penicilina Rapilenta: Un millón de unidades cada 12 horas por 7 días, de ser alérgico a la penicilina, puede usarse sulfas, eritromicina ó antibióticos de amplio espectro (18) (19) (20)

6- En los ancianos y personas debilitadas, deben usarse un complemento vitamínico



Si se trata de una linfangitis flictelunar o necrotizante, el paciente debe ser ingresado pues va a ser necesario además de las medidas terapéuticas anteriormente señaladas, otras como necrectomías de piel, etc


Crónica o recurrente

1- Hacer énfasis en el estricto cumplimiento de las medidas señaladas en la profilaxis de la linfangitis

2- Tratamiento tendiente a erradicar los factores que se han señalado, que tiene una incidencia manifiesta en la aparición de la linfangitis: epidermofitosis, úlceras, dermatitis, etc

3- Uso electivo de algún antibiótico, quimioterápico o vacuna:

    - Sulfapiridina(500mg) i tableta en días alternos por 6 meses a 1 año, debe hacerse hemogramas seriados

    - Penicilina Benzatínica: 1200 000 unidades mensuales por 6 mese a 1 año

    - Vacuna estafilo-estreptocóccica: utilizada de 6 meses a 1 año

    - Levamisol



Estos dos últimos tratamientos mejoran la capacidad inmunológica del paciente, lo dejan protegido contra el riesgo de nueva recidiva, es decir, que son aquello procederes que actúan sobre el sistema inmunológico los que tienen mejor efectividad en la prevención de la linfangitis recurrente a más largo plazo.


Rehabilitación

1- Una vez pasada la fase aguda el paciente puede quedar sin ninguna manifestación clínica, por lo tanto, tendremos que mantener las medidas profilácticas

2- Si el paciente presenta un edema residual, debemos tomar las medidas necesarias para el control del mismo, entre las que mencionaremos:

    - Reposo con las piernas elevadas

    - Dieta baja de sal

    - Usar medias o vendajes elásticos

    - En ocasiones puede usarse diuréticos por un corto período (unos diez días).



El edema (linfedema) debe desaparecer en el curso de 1 a 4 semanas. El mayor tiempo de su desaparición demuestra el grado del daño de los vasos linfáticos y la demora en la compensación o recanalización de los vasos linfáticos que fueron dañados.



La aparición de un edema persistente en la primera crisis de linfangitis puede ser signo de la existencia de una sistema linfático defectuoso, lo que obliga a extremar las medidas profilácticas y de control del edema. Si se desarrolla un linfedema post linfático las medidas serán las indicadas para el linfedema.



Actualizado el 14 de octubre de 2010


Fuente: revistaciencias.com

publicidad

publicidad

publicidad