publicidad

Encuentran proteína que ralentiza curación de fracturas
Vida Sana

Encuentran proteína que ralentiza curación de fracturas

Los científicos esperan que este descubrimiento conduzca a nuevos tratamientos para ayudar a las personas a sanar después de lesiones o cirugías

  • Adrian Aguirre
  • 20/09/2019
  • 17:49 hrs.

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Duke descubrieron algunas proteínas que evitan que los huesos fracturados se curen. Estas son más frecuentes en las personas de la tercera edad y de acuerdo con los autores, disminuír el nivel de estos trae beneficios para la salud.

"Cuando disminuimos el nivel de proteína, el envejecimiento se revirtió. No solo hubo más hueso y la curación ocurrió más rápido, sino que también fue estructuralmente más sólido", explica el autor principal de la investigación, el profesor asistente en el Departamento de Cirugía Ortopédica de Duke y PHD, Gurpreet Baht.

Y es que su equipo encontró que las personas de la tercera edad tienen más Apolipoproteína E (ApoE), que los jóvenes, especialmente los individuos de 75-85, quienes poseen el doble que los de 35 a 45 años, al igual que sucede con los ratones de 24 meses sobre los roedores de cuatro.

¿Qué es la Apolipoproteína E?

Ana María García C. menciona en su artículo "La apolipoproteína E: el polimorfismo genético y su relación con los cambios metabólicos, los hábitos alimenticios y el origen étnico" publicado en la Revista Colombiana de Cardiología, que la ApoE es "una proteína plasmática constituyente de las lipoproteínas, que tiene como función mantener la estructura y regular el metabolismo de varias de ellas".

Por su parte, los doctores Asensio-Sánchez V.M, Rodríguez-Martín T., Gala-Molina I., y Rodríguez-Fernández I., del Hospital General. Medina del Campo, de Valladolid. España, comentan que:

"La APOE es una proteína plasmática polimórfica de 299 aminoácidos implicada en el transporte de colesterol y otros lípidos que se ha demostrado en drusas y en depósitos basales. Se sintetiza fundamentalmente en el hígado, siendo el cerebro el segundo órgano de síntesis".

Puedes leer: Adelgazamiento de huesos en hombres, un problema común

 

El experimento:

El equipo de Baht quería averiguar si el ApoE afectaba los procesos de múltiples pasos de la curación ósea y cómo lo hacía. Cuando se rompe un hueso, el cuerpo manda señales a través del torrente sanguíneo para reclutar células para repararlo. Algunas de estas células que son reclutadas, específicamente las células madre esqueléticas, acumulan el cartílago como un andamiaje, armazón o plataforma para mantener la fractura unida.

Después, las células más reclutadas maduran en osteoblastos (células del hueso encargadas de sintetizar la matriz ósea, por lo que están involucradas en el desarrollo y el crecimiento de los huesos), que depositan células óseas fuertes y densas en la parte superior de este armazón del cartílago. Finalmente, un tipo diferente de célula se come los andamios de cartílago y los osteoblastos llenan esos agujeros con hueso.

"Con el tiempo, este cartílago continuará siendo reabsorbido y los osteoblastos continuarán depositando hueso nuevo.

Después de unos meses de curación de su brazo o pierna, ya casi no habrá cartílago. Y si lo mirara dentro de cinco años, ya no habría signos de una lesión", comenta Baht en la publicación localizada en el portal Science Daily.


También te puede interesar: 10 alimentos que aumentan el riesgo de fracturas

Pero eso sí, dejo algo bien en claro: la estrategia tiene que funcionar correctamente. Y es que cuando los científicos agregaron ApoE a una placa de Petri con células madre esqueléticas, se desarrollaron menos células en osteoblastos y los osteoblastos eran peores en la construcción de los huesos.

"Queríamos ver si la población celular era más o menos capaz de convertirse en osteoblastos. Normalmente, colocas estas células en una placa de Petri durante aproximadamente un mes y la placa se vuelve tan dura que ni siquiera puedes rascar la superficie porque han hecho hueso bidimensional allí. Las células tratadas con ApoE todavía están capaces de hacer esto, simplemente no lo hacen tanto ni tan bien. 

Hay que tener cuidado. Si un paciente disminuyera permanentemente los niveles circulantes de ApoE y luego comiera grasas, esa grasa podría no procesarse adecuadamente y depositarse en los vasos sanguíneos. En nuestros futuros estudios, intentaremos reducir temporalmente la ApoE.

Como tratamiento para mejorar la cicatrización ósea, el paciente podría tomar una píldora o una inyección para reducir la ApoE por un tiempo breve y no permanente, y habría restricciones dietéticas durante el tratamiento. Ese sería probablemente un modelo mucho más seguro", explicó el especialista.


Con información de la Universidad de Duke, Revista Colombiana de Cardiología, scielo, Science Daily


publicidad

publicidad

publicidad