publicidad

Otros

Encuentran cómo se restaura la piel

Después de sufrir una herida, las células exteriores de la piel se unen a través de "puentes flotantes", explican investigadores.

  • 17/12/2013
  • 09:04 hrs.

La Universidad Nacional de Singapur (NUS por sus siglas en inglés) ha descubierto un mecanismo con el cual las células exteriores de la piel son capaces de unirse mediante ‘puentes flotantes’ durante un proceso de restauración, después de una herida. El nuevo hallazgo allana el camino hacia una mejor ingeniería de tejidos, principalmente en el campo de la obtención de piel artificial para el mejor tratamiento de heridas.

Usando una tecnología desarrollada en Singapur para observar microscópicamente la formación y desplazamiento de células de la piel, una por una, el equipo encontró que las células conocidas como queratinocitos, son capaces de migrar y moverse hacia adelante como un conjunto homogéneo y solidario de células. Ellas están unidas por fuertes enlaces, hechos con proteínas, que les permiten formar una barrera protectora sobre el área herida.

Gracias a estos enlaces y a esta homogeneidad, las células de la piel exterior llegan a encontrarse con otros bloques de células que están creciendo desde otra orilla de la herida y, juntas, son capaces de formar puentes suspendidos multicelulares sobre regiones carentes de apoyo.

Este descubrimiento es importante porque ayuda a contestar una pregunta que intrigaba a los investigadores de la piel: ¿Cómo puede ocurrir el proceso curativo, conocido como reepitelización, cuando la parte de abajo o lecho de la herida no proporciona a las células los nutrientes ni las condiciones físicas homogéneas para que vuelva a brotar la capa de células que tiene contacto con el exterior? Ahora se conoce un nuevo mecanismo de migración en bloque.

Otro descubrimiento muy interesante que se obtuvo al mismo tiempo fue que la proteína que sirve como eslabón o enlace entre las nuevas células de la piel no es rígida e inmóvil sino que se trata de una proteína que tiene movimiento y permite que las nuevas células que están reparando la herida se contraigan cuando hay movimiento. Esa proteína, que es fuerte, pero móvil, se llama acto-miosina.

Gracias a la acción de la proteína descrita la nueva ‘hoja’ de células de piel puede ser elástica, lo cual explica, en parte, su capacidad para formar los puentes flotantes pluricelulares. Esto no es visto en otros tipos de células que tienden a comportarse de forma más parecida a un fluido.

La investigación fue encabezada por el profesor Chwee Lim Teck desde el Instituto de Mecanobiología  en la NUS y los departamentos de ingeniería biomédica y de ingeniería mecánica en la Facultad de ingeniería de NUS, así como por el profesor Benoit Ladoux.

Estos hallazgos de la investigación fueron publicados primero en línea en la prestigiosa revista científica Nature materiales en 02 de diciembre de 2013.

Al comentar su estudio, el profesor Lim, dijo que todavía es necesario llevar a cabo un estudio profundo de los diversos factores que regulan la cicatrización y así poder entender mejor el proceso de regeneración y reparación de los tejidos.

“Espero que nuestro estudio allanará el camino para el diseño de mejores alternativas en el campo de la ingeniería de la piel y que se puedan superar las limitaciones actuales para promover la regeneración satisfactoria de la piel. Algunas aplicaciones potenciales incluyen tratar quemaduras, así como la caracterización de las propiedades mecánicas de las hojas de la célula”, indicó el profesor de la Universidad Nacional de Singapur.

publicidad

publicidad

publicidad