publicidad

El celular afectaría nuestro cuerpo en el futuro
Vida Sana

El celular afectaría nuestro cuerpo en el futuro

El estar muy al pendiente de nuestras redes sociales podría no resultar muy buena idea después de todo

  • ADRIÁN AGUIRRE
  • 31/07/2019
  • 15:28 hrs.

Checar Facebook, darle like a fotos en Instagram o poner lo que te pasa en Twitter son actividades muy comunes para nosotros en 2019, pero a futuro podrían llegar a afectarnos.

La proveedora internacional de telecomunicaciones Toll Free Forwarding desarrolló un prototipo en tercera dimensión de cómo luciría el cuerpo humano en el año 2100, basándose en los cambios físicos ocasionados por el uso excesivo de teléfonos inteligentes y otros dispositivos electrónicos.

El modelo que presentaron se llama "Mindy" y su fisionomía está un poco cambiada, pues tiene la espalada encorvada y un cuello un poco más alargado debido a las horas que pasa sentada frente a un monitor y a la posición en la que se inclina la cabeza cada que alguien revisa su Smartphone.

El cuerpo no sería lo único afectado. Como se puede ver en el círculo que está pegado a la mano izquierda de Mindy, el cráneo también sufriría modificaciones debido a la "bendita tecnología". Su cráneo se ha engrosado para proteger su cerebro de la radiofrecuencia emitida por los teléfonos inteligentes y su cerebro se hizo más chiquito basado en el reciente estudio científico de que el estilo de vida sedentario reduce la capacidad cerebral del ser humano.

Puedes leer: ¿Por qué las bacterias de tu celular no te enferman?

“Pasar horas mirando tu teléfono te tensa el cuello y te quita el equilibrio. En consecuencia, los músculos de su cuello deben realizar un esfuerzo adicional para sostener su cabeza. Estar sentado frente a la computadora en la oficina durante horas y horas también significa que su torso está sacado frente a sus caderas en lugar de estar amontonados y alineados ", explica Caleb Backe, un experto en salud y bienestar de Maple Holistics.

Las manos también fueron modificadas por tanto "mensajear" en lo que Toll Free Forwarding llamó la "Garra de Texto", una postura causada por el tiempo excesivo que agarramos nuestro celular.

"Hace unos años, el uso de Internet móvil superó el escritorio, y ahora tenemos Internet en nuestras manos. Sin embargo, la forma en que sostenemos nuestros teléfonos puede causar tensión en ciertos puntos de contacto, lo que provoca una "garra de texto", que se conoce como síndrome del túnel cubital ", resaltó el Doctor de Med Alert Help, Nikola Djordjevic.


También te puede interesar: El celular, ¿una nueva forma para dar terapia?

Djordjevic continuó con el codo de Mindy, que si podemos ver en la imagen, está doblado en un ángulo de 90 grados. "Este síndrome es causado por la presión o el estiramiento del nervio cubital que se ejecuta en una ranura en la parte interna del codo. Esto causa entumecimiento o sensación de hormigueo en el anillo y meñiques, dolor en el antebrazo y debilidad en las manos. Mantener el codo doblado durante mucho tiempo, la mayoría de las veces, mientras sostiene el teléfono, puede estirar el nervio detrás del codo y presionarlo ".

Sobre las implicaciones que tiene nuestro teléfono personal en la forma en la que pensamos, el artículo original explica que se cree que los efectos son particularmente graves en niños, debido a que sus cráneos son menos desarrollados, más delgados y absorben hasta tres veces más radiación que los cerebros adultos.

Hay que recordar que en 2011, la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó la radiación de los teléfonos inteligentes como "posiblemente carcinogénica para los seres humanos", con una serie de estudios a largo plazo que buscan establecer el impacto total y que después de eso, un estudio de 2018 sugirió que la radiación de los teléfonos inteligentes puede afectar el rendimiento de la memoria.

El último cambio de MINDY fue que se le desarrolló una segunda capa de párpados que filtraría la luz emitida por el dispositivo.

"Los humanos pueden desarrollar un párpado interno más grande para evitar la exposición a la luz excesiva, o la lente del ojo puede desarrollarse de manera evolutiva, de modo que bloquee la luz azul entrante pero no otras luces de alta longitud de onda como las verdes, amarillas o rojas", detalló Kasun Ratnayake de la Universidad de Toledo.

Si bien aún faltan muchos años para que pase lo propuesto por Toll Free Forwarding, algunas de las posiciones que comentan en su estudio las estamos viviendo día con día, en todo momento.

Seguir revisando las redes sociales mientras estás en el baño puede que no sea tan buena idea después de todo... 

Con información de tollfreeforwarding.com


publicidad

publicidad

publicidad