publicidad

Dolor físico y depresión, ¿cómo se relacionan?
Emociones

Dolor físico y depresión, ¿cómo se relacionan?

Los tratamientos pueden complicarse cuando hay dolor físico y depresión. Foto: PEXELS

Estudios han demostrado que las personas que sufren depresión manifiestan dolores físicos y a su vez, el dolor empeora los síntomas de la depresión

¿Sabías que el dolor físico y la depresión tienen una relación muy cercana? De acuerdo con expertos de Mayo Clinic, esto ocurre porque la depresión puede causar dolor físico, especialmente de cabeza y espalda, mientras que el dolor empeora los síntomas de la depresión

Así que, si sientes dolor físico constantemente es probable que en algún momento desarrolles depresión y viceversa. Podría decirse que se crea un círculo vicioso que si no se trata oportunamente, afecta de forma intensa la calidad de vida. 

(Foto: Pexels)

En los siguientes párrafos, te explicaremos a detalle las consecuencias que pueden surgir al padecer síntomas de depresión y/o dolor físico constante.

Dolor físico y depresión

Estudios publicados en el Journal of Affective Disorders y retomados por Infosalus indican que hasta el 78% de los pacientes que tienen ansiedad y depresión, también sienten algún dolor físico. Sin embargo, pocas veces se toma en cuenta la relación que hay entre las emociones y el dolor.

“Los síntomas dolorosos pueden enmascarar el diagnóstico de depresión, sobre todo en el ámbito de la Atención Primaria. El paciente acude a su médico de cabecera por dolores y quejas somáticas asociadas o formando parte de un cuadro depresivo y generalmente, solo recibe un tratamiento analgésico que resulta ineficaz”, advierte el doctor Luis Caballero, uno de los autores del estudio.

(Foto: Pexels)

TAMBIÉN LEE: 5 heridas emocionales de la infancia que perduran en la edad adulta 

Al respecto, Mayo Clinic señala que, para muchos, el primer síntoma de la depresión o incluso el único, es el dolor físico, como el de cabeza o espalda. Con el tiempo, ese dolor causa un desgaste que empeora el estado de ánimo, detonando otras molestias como problemas para dormir y estrés. Si el dolor es intenso e impide trabajar o participar en actividades sociales, también puede causar baja autoestima.

Tratamientos son más complicados

En muchos casos, el dolor físico surge como resultado de una lesión, aunque también es común en personas con problemas de salud como diabetes, cáncer o enfermedad cardíaca. Pero sea cual sea la causa del dolor, es importante seguir un tratamiento adecuado que no solo disminuya la molestia física, sino también las emocionales.

Será necesario seguir un tratamiento por separado para cada trastorno, como medicamentos antidepresivos, terapia conversacional, técnicas para reducir el estrés y programas para rehabilitación del dolor.

(Foto: Pexels)

No obstante, se debe tomar en cuenta que los síntomas de dolor, incluso cuando ya están identificados como parte de la depresión, pueden limitar la recuperación y en muchos casos, son responsables de que el tratamiento no consiga la remisión completa de la depresión. De ahí la importancia de seguir un tratamiento que haga frente a ambos problemas.

Conocer la relación entre el dolor físico y la depresión es fundamental, pues todo paciente debe buscar ayuda antes de que las molestias empeoren y afecten la calidad de vida.

SIGUE LEYENDO: 7 problemas digestivos causados por la ansiedad 

(Con información de Mayo Clinic e Infosalus)




publicidad

publicidad

publicidad