publicidad

Doctor internado en manicomio por defender lavado de manos
Vida Sana

Doctor internado en manicomio por defender lavado de manos

El uso de guantes no excluye la necesidad de limpiarse las manos.

  • Ingrid Consuelo Silva Palma
  • 14/10/2019
  • 20:47 hrs.

Conoce la historia poco conocida de un doctor que cambió el rumbo de la higiene hospitalaria a través del lavado de manos. Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día, miles de personas mueren en todo el mundo como resultado de infecciones contraídas mientras reciben atención sanitaria pues, son las manos, la principal vía de transmisión de microorganismos.

Por lo anterior, ahora se sabe que el lavado de manos es la medida más importante para evitar la transmisión de gérmenes que pueden perjudicar la salud y causas enfermedades, sin embargo, no siempre fue así; en la antigüedad, los hospitales contaban con instalaciones deficientes para los enfermos, se trataba de salas con poca ventilación y en ocasiones, nulo acceso al agua limpia.

De hecho, se consideraba que el tratamiento en casa era incluso más seguro y eficaz que el que se otorgaba en cualquier hospital: las tasas de mortalidad eran significativamente mayores en los hospitales.

Te recomendamos: 5 pasos de lavado de manos que pueden salvar tu vida

Lavado de manos llevó a doctor al manicomio: la historia

En ese sentido, información de la BBC señala que en medio de una situación complicada y con medidas de higiene prácticamente inexistentes, Ignaz Semmelweis, médico húngaro intentó implementar un sistema de lavado de manos en el año de 1840, con el objetivo de reducir las tasas de mortalidad en las salas de maternidad.

No obstante, su intento fue fallido le valió el calificativo de el "Salvador de las Madres".

Gracias a sus observaciones, Semmelweis concluyó que la fiebre puerperal era causada por lo que nombró como "material infeccioso" de un cadáver y su estrategia fue instalar una cuenca que contenía solución de cal clorada y pidió: lávese las manos.

Con su estrategia, las tasas de mortalidad se redujeron, no obstante, Semmelweis no puedo convencer a sus colegas sobre su teoría que relacionaba las muertes por fiebre puerperal con la contaminación.

Luego de las críticas y la falta de apoyo a su estrategia, el comportamiento del doctor se vio afectado, sufrió depresión severa y se volvió distraído, hasta que uno de sus colegas decidió llevarlo a un asilo de enfermos mentales, del cual el doctor intentó huir sin éxito.

Con una camisa de fuerza y luego de ser golpeado por los guardias y encerrado en una celda oscura, Semmelweis murió por gangrena.

Hasta el momento, su labor no ha obtenido el reconocimiento que merece, aunque ahora está establecido que todo profesional o dispensador de servicios de atención sanitaria debe mantener una higiene de manos adecuada, es decir, elegir medidas de higiene efectivas en los momentos adecuados.

También se pide no usar uñas postizas cuando se establezca contacto directo con los pacientes o, en su defecto, mantener las uñas bien cortadas.

También te sugerimos: El ABC del lavado de manos, qué hacer y qué no

Los 5 momentos establecidos por la OMS para la higiene de las manos, son:

1. Antes de tocar al paciente

2. Antes de realizar una tarea limpia o aséptica

3. Después del riesgo de exposición a líquidos corporales

4. Después de tocar al paciente

5. Después del contacto con el entorno del paciente.

¿Conocías la historia?


publicidad

publicidad

publicidad