publicidad

¿De verdad causa várices cruzar las piernas al sentarse?
De Mujeres

¿De verdad causa várices cruzar las piernas al sentarse?

Se cree que cruzar las piernas puede causar várices, problemas de presión y hasta una mala postura a la larga, ¿qué tan cierto es?

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 15/08/2019
  • 17:55 hrs.

A muchas personas les gusta cruzar las piernas al sentarse, especialmente las mujeres, sin embargo existe la creencia de que hacerlo causa várices y otros problemas de salud, especialmente con la presión sanguínea e incluso la postura del cuerpo, ¿es cierto? 

A continuación te decimos qué pasa cuando tienes las piernas cruzadas con frecuencia o durante mucho tiempo.  

Cruzar las piernas al sentarse

Existen muchas teorías sobre los efectos de cruzar las piernas al sentarse, como que afectan la circulación de la sangre, causan várices y daño a los nervios pero, ¿qué tanto hay de cierto?

Algunos estudios han examinado a detalle las consecuencias de cruzar las piernas al sentarse por un largo periodo de tiempo.

Estar en una misma postura puede hacer que se duerma la pierna o el pie y al estar con las piernas cruzadas mucho tiempo se pone presión adicional el nervio peroneo que está detrás de la rodilla.

Esto puede hacer que surjan sensaciones de adormecimiento en la parte baja de las piernas y los pies. Sin embargo, esta sensación es temporal, se calma en cuanto volvemos a estirar las piernas.

No obstante, cuando estamos en la misma postura durante demasiadas horas se puede desarrollar una patología llamada parálisis del nervio peroneo, la cual provoca que no se pueda levantar la parte delantera del pie y los dedos.

Pero este efecto no ocurre por estar sentado con las piernas cruzadas, en realidad, el entumecimiento de las piernas a largo plazo es poco probable que ocurra por cruzar las piernas, porque normalmente cambiamos la posición en cuanto nos sentimos incómodos.

¿Entonces qué ocurre? Al cruzar las piernas si puede haber un aumento en la presión sanguínea y de hecho, siete estudios realizados en 2010 lo demostraron, pero este efecto dura solo tres minutos después de descruzar las piernas. La presión siempre vuelve a la normalidad después de un rato.

No obstante, las personas con predisposición a presión alta están en mayor riesgo de experimentar este efecto por más tiempo.

Cruzar las piernas puede aumentar la presión de la sangre porque al poner una rodilla sobre la otra se envía sangre de las piernas hacia el tórax, lo que hace que haya más sangre bombeada desde el corazón.

Otra explicación es que el aumento en la presión causado por el ejercicio isonométrico de los músculos de las piernas sin mover las articulaciones, aumenta la resistencia de la sangre que pasa por los vasos sanguíneos.

Esto explica por qué no tenemos el mismo efecto de entumecimiento cuando cruzamos las piernas a la altura de los tobillos.

Un estudio realizado en Holanda concluyó que cruzar la piernas causa un aumento temporal de la presión sanguínea, pero no hay evidencia de otras consecuencias a largo plazo como las várices.

Solo se ha comprobado que las personas con mayor riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos no deben cruzar las piernas al sentarse por mucho tiempo, porque en esos casos puede surgir una trombosis venosa profunda.

TAMBIÉN LEE: Salpingitis, la inflamación de las trompas de Falopio 

En cuanto a que si cruzar las piernas causa várices, no es algo completamente comprobado. De hecho, las causas de las várices todavía son un misterio para ciencia.

Las vérices surgen cuando las válvulas de los vasos sanguíneos se estrechan y se debilitan, haciendo que la sangre se estanque y que las venas se vean más grandes de lo normal y a simple vista.

No obstante, no se ha demostrado que cruzar las piernas al sentarse sea un factor para desarrollar várices ya que la genética juega un papel mucho más determinante.

En lo que sí influye cruzar las piernas al sentarse es en la postura, ya que un estudio concluyó que las personas que se sientan con las piernas cruzadas por más de tres horas al día tienen más probabilidades de echar los hombros hacia atrás y tener una mala postura o joroba.


¿Tiene beneficios?

Según estudios realizados por la Universidad Centro Médico de Rotterdam, cruzar las piernas también puede tener algunos beneficios.

Encontraron que cruzar las piernas sobre la rodilla aumenta el alargamiento del músculo piriformem que está situado debajo de la articulación de la cadera. Este alargamiento es hasta de 11% en comparación con sentarse con las piernas rectas y de 21% en comparación con estar de pie.

 Este efecto, según los investigadores, aumenta la estabilidad de las articulaciones pélvicas igual que cuando se tensan los músculos abdominales.

Por lo tanto, cruzar las piernas no es tan malo como parece, la única recomendación es evitar mantener esta posición durante un largo rato, evita que se te duerman las piernas.

SIGUE LEYENDO: Asocian implantes de seno con un raro tipo de cáncer

(Con información de BBC)

publicidad

publicidad

publicidad