publicidad

Claves para diferenciar dolor de cabeza y migraña
De Mujeres

Claves para diferenciar dolor de cabeza y migraña

La migraña no es solo un dolor de cabeza o cefalea, sus síntomas pueden dañar de forma severa la calidad de vida de quien lo padece

  • SUSANA CARRASCO MERINO
  • 19/08/2019
  • 18:22 hrs.

Todos hemos padecido un dolor de cabeza o cefalea en algún momento de la vida y normalmente es una molestia pasajera que se alivia en unas horas. Sin embargo, hay quienes no solo sufren dolores de cabeza, sino que tienen migraña y no lo saben. ¿Cómo diferenciarlos?

Los expertos comparten algunas pautas que debes tomar en cuenta antes de pensar que tu dolor de cabeza es normal.

¿Dolor de cabeza o migraña

En México, al menos 20 millones de personas padecen migraña y muchos de ellos no lo saben, ya que creen que se trata de un simple dolor de cabeza.

Durante el Seminario: Entendiendo la Migraña, organizado por Novartis México en la ciudad de Mérida, Yucatán, especialistas explicaron por qué no debemos confundir la migraña con el dolor de cabeza o cefalea.

Al respecto, la Dra. Karina Vélez Jiménez, neuróloga y presidenta de la Asociación Mexicana de Cefáleas y Migraña, indica que la migraña es un trastorno neurovascular, multifactorial, incapacitante y que además del dolor de cabeza, causa síntomas neurológicos, donde se activa el sistema nervioso central.

La migraña aparece comúnmente en pacientes genéticamente susceptibles y en mayor proporción en mujeres en edad productiva, especialmente por los cambios hormonales.  Se calcula que 3 de cada 4 pacientes con migraña son mujeres. 

A diferencia de la cefalea que solo manifiesta el dolor de cabeza que disminuye en algunas horas, la migraña es mucho más que eso. Es un tipo de dolor de cabeza palpitante o pulsátil que va de moderado a intenso y que es recurrente. Suele afectar uno o ambos lados de la cabeza.


Sin embargo, una de las principales características es que se acompaña de otros síntomas como:

Mareos

Malestar estomacal

Sensibilidad a la luz (fotofobia)

Sensibilidad al ruido (sonofobia)

Irritabilidad por ciertos olores

La migraña, a diferencia del dolor de cabeza, empeora con la actividad física e impacta las actividades de la vida diaria, ya que se presenta varias veces al mes.

Los ataques de migraña varían en frecuencia e intensidad en cada persona pero se ha observado que hay una media de entre 1 y 5 episodios mensuales.

TAMBIÉN LEE: Las peligrosas consecuencias de aguantarse un estornudo 

Tipos de migraña y causas

No todos los episodios de migraña son igual, de acuerdo a la Dra. Vélez, se pueden subdividir en las siguientes categorías, de acuerdo a su duración:

1. Migraña episódica: Se considera migraña episódica cuando el paciente tiene más de cuatro días de migraña al mes.

2. Migraña crónica: Ocurre cuando el paciente tiene más de 14 días de migraña por mes.

Un estudio con 3,900 pacientes reportó que, aquellos con migraña crónica, pueden llegar a presentar síntomas en 50.5% del tiempo, es decir, poco más de 184 días con migraña y sus síntomas durante el año.

Por otra parte, distintos factores pueden disparar un ataque de migraña, como el estrés, la deshidratación, ayunos prolongados, la ingesta excesiva de cafeína o la abstinencia de esta, el tabaquismo, algunos alimentos y bebidas (alcohol, queso, cítricos, pizza, chocolate, etc).

También influye alterar los horarios de sueño, cambios medioambientales y estacionales, la intensidad de la luz solar y alteraciones hormonales –por periodo menstrual o uso de anticonceptivos-, entre otros.

Si tu dolor de cabeza es frecuente evita automedicarte con analgésicos como paracetamol, ya que como mencionamos, la migraña es más que un dolor y no atenderlo correctamente puede derivar en complicaciones más graves y una calidad de vida cada vez más baja.

Cabe resaltar que la migraña no se cura pero se puede controlar muy bien para que el paciente tenga un nivel de calidad bueno.

Así que deja de automedicarte y acude al médico en cuanto se presente un dolor de cabeza intenso acompañado de otros síntomas, no lo normalices. 

SIGUE LEYENDO: Enfermedades cerebrales por no dormir bien 

publicidad

publicidad

publicidad