Cirugía para alcoholismo salva vida de investigador: historia
Vida Sana

Cirugía para alcoholismo salva vida de investigador: historia

Diariamente, su consumo era de aproximadamente 600 mililitros de alcohol.

  • INGRID SILVA
  • 20/01/2020
  • 16:45 hrs.

Cirugía para el alcoholismo salva la vida de investigador, conoce su historia. Su nombre es Frank Plummer, un microbiólogo que ha trabajado contra epidemias importantes del mundo, entre ellas, el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y el ébola. Sin embargo, detrás de su brillante carrera se encontraba un grave problema de alcoholismo que, según información de BBC, lo hizo candidato para una investigación con implantes cerebrales para el tratamiento de su adicción.

Te recomendamos: La inesperada causa de la obesidad: UNAM

Así se lleva a cabo la cirugía para el alcoholismo

Todo comenzó cuando a principios de la década de 1980, Frank consumía habitualmente whisky para relajarse y manejar emociones como estrés, dolor y decepción que atribuía a su actividad laborar, como explicó:

Simplemente, seguía, seguía y seguía. Había una sensación de que necesitaba hacer algo y de que el mundo necesitaba hacer algo. Y yo estaba intentando de llamar la atención hacia eso y de conseguir dinero para continuar con nuestra obra. Era una época de presión intensa.

 

Inmunidad natural. Plummer investigó acerca de la inmunidad natural al VIH con mujeres kenianas y trabajadores sexuales y encontró que algunas tenían inmunidad natura. Pasó 17 años en Kenia donde tuvieron descubrimientos innovadores que permitieron avanzar en tratamientos y datos que abrieron la posibilidad de desarrollar una vacuna contra el virus.

De cinco y hasta seis vasos de whisky, permitían que el investigador pudiera continuar su labor quien posteriormente obtendría un cargo de dirección en el Laboratorio Nacional de Microbilogía de Winnipeg, uno de los pocos laboratorios que cuentan con la capacidad de trabajar con distintos tipos de virus altamente peligrosos como el ébola; su jornada laboral era de 12 horas en las cuales además de tomar grandes cantidades de whisky, también aumentó su consumo de café.

¿Marcapasos para el cerebro?

Diariamente, su consumo era de aproximadamente 600 mililitros de alcohol y hasta el año 2012, comenzó a manifestarse el mayor problema: su hígado:

Era un ciclo poco esperanzador y fue muy complicado para mi familia y mi esposa, Jo, y para mis hijos e hijastros, estuve muchas veces en el hospital, casi muero en varias ocasiones.

El hombre probó tratamientos para el alcoholismo como grupos de apoyo, terapia, programas de rehabilitación y medicamentos, sin éxito. Por ello, buscó otra alternativa y encontró una solución clínica más sólida en un procedimiento experimental en el cual estaban reclutando pacientes por primera vez en América del Norte.

La alternativa utilizaba la estimulación cerebral profunda (ECP) para mejorar los síntomas derivados de la adicción al alcohol y evitar la resistencia a otros tratamientos.

¿Es un tratamiento doloroso?

Se implanta un dispositivo eléctrico directamente en el cerebro de los pacientes para estimular los circuitos donde haya una actividad anormal o una situación disfuncional y ayudar a reajustarlos.

Con frecuencia, la técnica se describe como un tipo de marcapasos para el cerebro.

Los electrodos se insertan en regiones específicas del cerebro para recalibrar la actividad en zonas determinadas por medio de implulsos eléctricos y para disminuir la necesidad de consumir alcohol.

La cirugía. Se realiza cuando los pacientes están despiertos y como explica Plummer, lo peor fueron las vibraciones y el ruido cuando los cirujanos perforaban su cráneo:

Se trata de un taladro grande que te hace un hueco del tamaño de una moneda de 25 céntimos en ambos lados del cráneo. Pese a que no fue doloroso, sí fue molesto.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se producen hasta 3 millones de muertes relacionadas con el consumo nocivo de alcohol, en todo el mundo. Lo anterior representa un 5.3 de todas las defunciones.

En América Latina, Chile es el país que ocupa el primer lugar de consumo de alcohol con el 9.6 litros per cápita, mientras que, México ocupa el décimo lugar con un consumo de 7.2 litros per cápita.

Cuánto es un consumo "mucho": ¿consumo excesivo?

Según datos de la OMS, un consumo excesivo de alcohol para mujeres, es una ingesta de 40 gramos y en hombres de 60 gramos.

Finalmente, Plummer refiere que después de la cirugía, ha notado mejoría tanto en su consumo de alcohol como en su estado de ánimo.

¿Conocías la cirugía para el alcoholismo?

Con información de: BBC


publicidad

publicidad

publicidad