publicidad

Cerebro: el órgano que puede vivir 120 años
Vida Sana

Cerebro: el órgano que puede vivir 120 años

El cerebro es el motor del cuerpo y la vida. Conoce algunas de sus principales funciones y cómo cuidarlo

  • MELISSA SIERRA
  • 21/07/2020
  • 20:17 hrs.

El cerebro es probablemente el órgano más complejo del cuerpo humano, pues es el encargado de controlar el correcto funcionamiento del organismo a través de las conexiones cerebrales que, mediante impulsos, generan desde la respiración, hasta el pensamiento.

Mediante el cerebro se pueden controlar acciones del cuerpo que parecieran básicas como el movimiento y la coordinación, hasta la recepción de los sentidos, el aprendizaje y el lenguaje, por lo que es considerado una estructura vital del cuerpo que nos define, incluso, como seres humanos.

Este 22 de julio se conmemora el "Día Mundial del Cerebro", una fecha que busca crear conciencia sobre la importancia en el cuidado de la salud cerebral y la relevancia de evitar cualquier hábito que lo perjudique.

El cerebro es una maquinaria compleja que ni los mismos científicos especializados han terminado de comprender. Por ello SuMédico platicó con dos importantes investigadoras del cerebro quienes nos explicaron  las principales funciones y características de este órgano, el cual puede incluso vivir hasta 120 años.

¿Por qué el cerebro puede vivir 120 años?

Sofía Díaz Miranda, especialista en Neurobiología y cofundadora del Instituto de Neurobiología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indica en entrevista para SuMédico que el cerebro, el sistema nervioso y las neuronas que lo conforman, están diseñadas para vivir 120 años, tiempo de vida que puede lograrse si el resto del organismo mantiene su vitalidad el mismo tiempo.

Este periodo de supervivencia, explica, está determinado desde que se conforma el órgano, ya que las neuronas no pueden reproducirse, por lo que las neuronas con las que nacemos serán las que acompañarán al cuerpo humano durante toda su vida.

Las neuronas, también definidas como las células del sistema nervioso, son las encargadas de emitir los impulsos nerviosos que rigen las acciones del organismo y cuyo correcto cuidado podría ayudarlas a funcionar hasta por más de un siglo.

También lee: Hacer ejercicio aumenta el tamaño del cerebro: estudio

¿Sabías que el cerebro tiene capas?

Una vez que se conoce el tiempo de vida estimado del cerebro y el sistema nervioso, Díaz Miranda, también investigadora nacional nivel 3 del Sistema Nacional de Investigadores, indica que el cerebro se conforma de diferentes capas encargadas de funciones específicas cerebrales, como la recepción de los sentidos y el procesamiento del pensamiento

La capa superficial del cerebro llamada corteza cerebral y conocida como la sustancia gris o masa encefálica, es la encargada de la integración de los sistemas sensoriales, por lo que agrupa el área olfativa, visual, el oído y el tacto. Además, regula el área sensitivo-motora, encargada de la ubicación del espacio y los movimientos.

La corteza cerebral, informa Díaz, es la receptora de las "funciones que nos hacen integrar la conciencia y el pensamiento". Debajo de ella, se encuentra el sistema límbico, también conocido como cerebro emocional, donde se procesarán y regularán las emociones.

Otra de las capas del cerebro es la que conforma el hipotálamo, el cual está encargado del sistema hormonal y las acciones que conllevan las hormonas. Finalmente, el tallo cerebral es el encargado del sistema simpático y parasimpático, a través del cual se regula el sistema periférico, como los impulsos y actos voluntarios.

¿Cómo funcionan las neuronas?

Las capas del cerebro, cuyas neuronas son la unidad esencial para su correcto funcionamiento, trabajan a través de señales eléctricas generadas por dichas células, también conocidas como impulsos nerviosos.

Estos impulsos nerviosos propician la comunicación entre neuronas a través de las conexiones sinápticas, a través de las cuales se puede procesar la información que el organismo recibe, así como controlar las acciones del cuerpo humano.

Las neuronas van formando redes neuronales a través de dichas conexiones, a partir de las cuales se dan las redes de pensamiento que permiten la creación de estructuras cerebrales que conformarán la conciencia, el pensamiento y el movimiento.

Una neurona mide entre 20 y 40 micras, y una micra corresponde a 0.001 milímetros, por lo que en el cerebro se agrupan millones de neuronas que van formando dendritas hasta conformar redes neuronales parecidas a las raíces de un árbol; por ello, menciona Díaz, "las neuronas son como las galaxias del universo".

¿Las neuronas pueden morir?

Una vez que se conoce la forma en que funciona las neuronas, y que éstas se encuentran de forma finita en el organismo debido a su incapacidad para reproducirse, es importante destacar cómo es que estas neuronas mueren, y recalcar la necesidad de prevenir su deterioro.

Una neurona puede morir debido a la falta de oxígeno, ya sea por un estado de hipoxia (falta de oxígeno en la sangre), por infarto cerebral, o un traumatismo craneoencefálico grave.

Sin embargo, explica Díaz Miranda también investigadora en el centro de Neurobiología de la UNAM, la muerte de una neurona conlleva la activación de un sistema de alerta y reparación del cerebro para que la pérdida neuronal sea mínima.

Una vez que una neurona se encuentra en un estado crítico, se enciende un sistema de alerta que aislará la neurona para evitar el daño de otras neuronas conectadas, esto a través de un proceso de cicatrización en el que se forma una cicatriz glial.

Una vez que la neurona está por morir, el sistema de reparación entra en función para que las funciones de dicha neurona sean sustituidas por otra área del cerebro, además existe un proceso de expresión de genes tempranos que permitirán la regeneración de las áreas dañadas.

¿Cómo se crea el aprendizaje?

En cuanto al aprendizaje, la neuróloga Edith Alva Moncayo, presidenta del Consejo Mexicano de Neurobiología, en entrevista con SuMédico indica que éste comienza a formarse desde el nacimiento, pues al nacer las neuronas se comunican gradualmente para ir adquiriendo capacidades y aprendizaje que garanticen la supervivencia del ser humano.

También lee: ¿Cómo afecta el insomnio a nuestro cerebro?

En el nacimiento los humanos no son autosuficientes, pues no pueden hablar, entender e incluso respirar, por lo que durante los primeros 20 años de vida se van formando las redes neuronales que permitirán la adopción de conocimiento.

La integración de conocimiento también dependerá de la memoria, pues el cerebro almacena la información adquirida cada día a través de los estímulos sensoriales. Dicha información será filtrada por el hipocampo para distinguir la información relevante que será almacenada en la memoria de mediano plazo.

Con el paso del tiempo, y conforme se determine la importancia de la información, ésta pasará a la memoria de largo plazo, donde permanecerá como nuevo conocimiento adquirido;  a partir de este proceso, es que también se forman los recuerdos.

¿Qué come el cerebro?

Debido a las funciones que realiza, el cerebro se alimenta constantemente de glucosa y azúcar que le permitirán tener la suficiente energía para cumplir con sus funciones; además, el cerebro se alimenta de distintos nutrientes que permitirán mantenerlo sano.

"Es una máquina increíble, una máquina que está gastando mucha energía, está gastando todo el tiempo una cantidad enorme de azúcar, de oxígeno", menciona Díaz Miranda.

Además del azúcar y el oxígeno que permiten que este órgano funcione, los aminoácidos que absorbe serán los ladrillos que permiten la construcción de las proteínas con las que están hechas las neuronas, las cuales también están integradas por grasas.

Así mismo, el cerebro requiere constantemente de vitaminas antioxidantes que permitan limpiar el metabolismo del cerebro, pues sus funciones le implican una constante intoxicación de radicales libres que deben ser eliminados frecuentemente.

¿Cuáles son las enfermedades más comunes que afectan al cerebro?

Es importante mencionar que a pesar de las capacidades innatas del cerebro, éste está expuesto a múltiples enfermedades, las cuales pueden llegar a ser degenerativas y afectar considerablemente la vida de la persona que las padezca.

De acuerdo con Alva Moncayo, también miembro de la Academia Mexicana de Neurología, las afecciones que más afectan el cerebro son las cefaleas, comúnmente conocidas como dolores de cabeza. Pueden ser provocadas por problemas vasculares, migrañas, y en algunos casos por afecciones más graves como tumores cerebrales e infecciones.

Además las epilepsias, conocidas como un trastorno del sistema nervioso que provoca actividad cerebral anormal, son otras de los padecimientos más comunes que afectan el cerebro, así como las enfermedades vasculares como los accidentes cerebrovasculares y las hemorragias.

Finalmente, las enfermedades como la demencia y el alzhéimer, que tienen principales repercusiones en el funcionamiento de la memoria, son enfermedades menos comunes pero con una fuerte repercusión de la calidad de vida. Sin embargo, Alva Moncayo recalca que el 80% de las enfermedades cerebrales tienen una respuesta reversible si obtienen un diagnóstico oportuno y certero

¿Cómo se da el envejecimiento cerebral?

El envejecimiento cerebral se manifiesta principalmente por la pérdida de la memoria reciente, así como por la disminución en ciertas habilidades motrices, lo cual está incentivado principalmente por el estrés oxidativo.

El estrés oxidativo del cerebro es provocado por la incapacidad del organismo de limpiar el metabolismo cerebral, es decir, por la falta de eliminación de toxinas y radicales libres producidos durante las funciones cerebrales.

Esta incapacidad es provocada por ciertas actitudes que incentivan el envejecimiento cerebral, como la falta de sueño, la mala alimentación, el tabaquismo y el consumo de alcohol y drogas.

"Normalmente el cuerpo es el primero que envejece y al final envejece el cerebro", resalta Díaz Miranda; sin embargo, la existencia de alguno de los factores antes mencionados puede provocar el deterioro de las neuronas y la pérdida de ciertas funciones mentales.

¿Cómo podemos cuidar nuestro cerebro?

Ambas especialistas recalcan la necesidad de la medicina preventiva para preservar el correcto funcionamiento del cerebro, la cual se logra a través de la adopción de buenos hábitos de vida.

El cerebro necesita que los radicales libres producidos durante el proceso de pensamiento sean eliminados, esto sucede principalmente al dormir, por lo que se recalca la necesidad de un correcto descanso durante toda la vida, pues diariamente se deben dormir entre 6 y 8 horas.

Así mismo, una alimentación balanceada permitirá al cerebro adquirir los nutrientes y vitaminas para realizar su trabajo, por lo que una dieta sana es una medida preventiva para retrasar el envejecimiento del cerebro.

Además, es necesario realizar ejercicio y tomar constantemente aire puro para lograr que el sistema nervioso se mantenga sano, así como eliminar hábitos dañinos como el consumo de sustancias nocivas.

Por otro lado, la gimnasia cerebral también permitirá reducir el envejecimiento de este órgano, pues el cerebro no deja de aprender gracias a su plasticidad, con lo que se logrará mantener su correcto funcionamiento por más tiempo.

"Si queremos vivir más tenemos que cuidar al cerebro"


publicidad

publicidad

publicidad