publicidad

Vida Sana

Bochornos

  • 30/06/2016
  • 18:01 hrs.

Para atribuir al climaterio los síntomas (sensaciones subjetivas) o los signos (cambios objetivos), se debe tener la seguridad de que han aparecido durante esta etapa de la vida y que no existían con anterioridad.

Los principales síntomas que se presentan en el climaterio son los vasomotores, los metabólicos y los psicológicos. Su magnitud depende de las características individuales de cada mujer. En la etapa perimenopausica los síntomas más referidos son los menstruales que es cuando comienzan los periodos irregulares y los trastornos de la termoregulación y vasodilatación llamados bochornos, calores, tufonadas de calor entre otros.


Los bochornos son el síntoma más característico y frecuente del climaterio, aparecen y desaparecen por episodios y consisten en una súbita presencia de calor y sudoración.



  • La literatura manifiesta que el 75% de las mujeres en la etapa del climaterio los padecen.

  • En el 82% de las mujeres que presentan bochornos se ha informado que éstos duran más de un año y un

  • 25 % tendrán este problema durante por lo menos cinco años.


Los bochornos van acompañados de sudoración profusa o sensación quemante en cara, cuello y tórax, éstos aparecen generalmente por la noche y principalmente en el área de la cabeza, nuca, hombros y en la parte baja de la espalda. Hay síntomas menos frecuentes como debilidad, fatiga, desmayo y vértigo


Por algún tiempo se creyó que los bochornos tenían origen psicológico pero actualmente se considera que los síntomas se originan por alteraciones fisiológicas verdaderas como la vasodilatación cutánea, aumento de la resistividad de la piel a la electricidad, incremento de la temperatura y aumento de la frecuencia del pulso.


Debido a que los estrógenos funcionan como el factor de crecimiento más importante del aparato reproductor femenino, hay cambios sustanciales en el aspecto de todos los órganos reproductores como por ejemplo la vaginitis atrófica; al dejar de producirse estrógenos, se modifica el epitelio plano estratificado que recubre la vagina y la falta de estimulación de las glándulas que se encuentran en ésta área produce resequedad algunas veces dolorosa.


Esta situación implica que con una ducha o en el coito pueda dar como resultado una hemorragia vaginal ligera. Los estrógenos también juegan un papel importante en el mantenimiento del epitelio de la vejiga y la uretra por lo que se pueden presentar cambios en estos órganos similares a los del epitelio de la vagina que se manifiestan en algunos casos como incontinencia urinaria, poliuria, urgencia urinaria y cistitis.



 


Otro de los síntomas de esta etapa que afecta de manera importante la vida de las mujeres es la regresión del tamaño mamario durante o después de la menopausia que psicológicamente trastorna a algunas de ellas. La mastitis (inflamación en el pecho) y los dolores intensos antes de la menstruación desaparecen en el climaterio y para algunas mujeres representa un gran alivio.


Uno de los problemas que más se presenta durante el climaterio es la osteoporosis, En las mujeres la disminución de la masa ósea se acentúa por la pérdida del estímulo estrogénico. La pérdida de masa ósea por sí sola produce síntomas mínimos; pero conduce a una reducción de la fuerza de los huesos que son más sensibles a las fracturas. Por ejemplo, cuando una mujer sufre de una ruptura de cadera, su calidad de vida después de la fractura se verá disminuída y tendrá un 20% de riesgo de morir después de los 6 meses de haberse lesionado.


Al parecer, la menor producción de estrógenos ováricos en el climaterio interviene en forma crucial en la génesis de la osteoporosis posmenopáusica, aunque no se sabe a ciencia cierta si se debe a mayor degradación o a menor formación del hueso.


Otro de los problemas que preocupa en esta etapa es la cardiopatía coronaria. Se han hecho varios estudios para determinar si la detención de la función ovárica se relaciona con un incremento en la frecuencia de cardiopatía. En el estudio clásico de Framinghan en los Estados Unidos, (donde cerca de 3000 personas aparentemente sanas y no usuarias de los servicios de salud acudieron a consulta médica cada dos años) se encontró que, después de la menopausia, hay un aumento en la frecuencia de cardiopatía no relacionada con la edad y que ésta es menos frecuente con la reposición de estrógenos exógenos.


La terapia más utilizada actualmente en el climaterio es la de reemplazo hormonal con estrógenos, progestágenos (que es progesterona de manera sintética), andrógenos, calcitonina, fitoestrógenos o análogos estrogénicos como el raloxifeno. Los andrógenos ayudan a mejorar los "bochornos" y la depresión, además de que aumentan la líbido y evitan la pérdida de la densidad mineral ósea.


Los fitoestrógenos son sustancias naturales con funcionamiento similar al estradiol que se encuentran en las leguminosas particularmente en la soya y algunos de sus derivados y en menor cantidad en las semillas de los cereales. La calcitonina reduce la resorción ósea lo que protege la masa mineral.


Es importante que cada mujer se informe sobre las alternativas que existen y los efectos secundarios que cada terapia tiene y que, junto con su ginecólogo, tome la decisión que más le convenga con base en un estudio individualizado.

 


¿Qué estudios se deben hacer las mujeres que están en la etapa del climaterio?





























AlteraciónExamen de rastrero Periodicidad
CardiopatíaLipoproteínas de baja y alta densidad (LBD, LAD), colesterol, IMC Una vez al año
Trastornos urogenitalesPrueba de esfuerzo urinaria

Revisión ginecológica


Una vez al año
Osteoporosis/osteopeniaDensitometríaDespués de los 50 años, una vez al año.
Cáncer mamarioExploración física y mamografíaSegún antecedentes familiares de cáncer, una vez al año después de los 40 años.

La prevención se debe iniciar a edad temprana, con base en el estilo de vida, la alimentación correcta y la adecuada exposición al sol. Una buena alimentación significa tener una dieta completa, suficiente, inocua, equilibrada y variada.


 


 


Actualizado el 8 de abril de 2010


 


Fuente: http://www.pronat.com.mx/

publicidad

publicidad

publicidad