publicidad

Otros

Alopecia en mujeres, un estigma social

La pérdida de pelo en mujeres es progresiva, evoluciona disminuyendo la longitud y grosor del cabello; se pierde pelo en frente y patillas.

  • 25/10/2012
  • 13:19 hrs.

 La alopecia no es sólo cuestión de hombres, al menos el 50% de las mujeres padecen la pérdida excesiva del cabello en algún momento de su vida, ya sea en un nivel alto o bajo y uno de los casos recientes es el de la modelo internacional Naomi Campbell.

 
A Campbell que fue reina de la pasarela y una de las modelos internacionales mejor pagadas, la alopecia se le manifiesta en la línea de crecimiento del pelo y de acuerdo con la Sociedad Españona de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad, la pérdida de pelo en mujeres puede tener factores hormonales y genéticos.
 
También son factores de pérdida de pelo el uso abusivo de dietas drásticas, los embarazos y partos, o situaciones relacionadas con el estrés o la falta de sueño.
 
Cada día, una persona puede perder entre 70 y 120 cabellos,si se excede esta cantidad, entonces hay un problema y es el dermatólogo el especialista que se debe consultar.
 
La alopecia de hombres y mujeres no es igual, en éstas últimas es progresiva y difusa, se pierde el pelo de la frente y patillas, aunque también se da algunas veces en la coronilla. Y nunca llega a producirse una alopecia total sino que evoluciona disminuyendo la longitud y grosor del cabello, dejando al descubierto el cuero cabelludo.
 
Suele aparecer en la juventud de forma precoz, o entre los 30 y 50 años. Mientras en los hombres la alopecia ya es socialmente aceptada, en la mujer es motivo de complejo, preocupación y alarma.
 
Hay decenas de situaciones que producen alopecia, y decenas de nombres para denominarlas:
  • Por depresión: en enfermos encamados durante largos períodos
  • Neurótica: la de enfermos nerviosos
  • Posparto: seborreica. asociada a un exceso de grasa en el cuero cabelludo con dermatitis seborreica
  • Tóxica: causada por altas fiebres
  • Traumática: producida por tirones o agentes químicos que destruyen los folículos
  • Hormonal o genética: responsable del 90% de los casos 
  • Otros tipos de alopecia: se deben principalmente a dietas inadecuadas (sobre todo pobres en proteínas), estrés y problemas de la piel (inflamación, infecciones quemaduras...).
El cabello se cae porque el colágeno que rodea la raíz de su folículo piloso, en lugar de ser suave y flexible, se vuelve rígido por la acción de una enzima. Las vitaminas B3, B6 y la pro-vitamina B5, son las encargadas de luchar contra esta rigidez, estimulando la actividad de la raíz y fortaleciendo la fibra capilar.
 
Hay que aclarar que caída no significa necesariamente alopecia. El cabello tiene un ciclo vital en el que crece y cae, pero es sustituido por otro nuevo que acabará teniendo las mismas características que el pelo perdido, con lo cual, el problema se plantea cuando hay una desproporción entre el cabello que cae y el que nace, o bien cuando el cabello nuevo no tiene la misma calidad que el que ha caído. En la mayoría de las ocasiones, la alopecia es más un problema de calidad que de cantidad.
 
Aunque en la alopecia femenina la línea central del cuero cabelludo es la más afectada, cada vez son más frecuentes las alopecias frontales y las de tracción (se pierden los cabellos de la primera línea), debidas, entre otros motivos, al uso prolongado de extensiones (caso de la modelo Naomi Campbell).
 
Afecta a un número reducido de féminas, pero preocupantemente creciente, y sin duda, produce un fuerte impacto estético en aquellas que lo padecen, puesto que, además de despoblarse la frente, hay que sumar la pérdida de las cejas. 
 
Se ha podido constatar que la pérdida de cabello está directamente relacionado con la menopausia, de ahí que afecte, habitualmente, a mujeres a partir de los 45 años. 
 
"Esta patología capilar provoca una inflamación del folículo piloso que lo termina destruyendo irreversiblemente. Llegados a este punto, hoy por hoy, no hay tratamiento que pueda paliar sus secuelas", indica Eduardo López-Bran, director del Instituto Médico Estético de Madrid, IMEMA.
 
¿Hay soluciones? sí, la única solución factible, siempre y cuando se detecten en sus primeras fases, es el trasplante capilar de la zona afectada. Así, se podría repoblar la zona, según se va perdiendo el cabello.
 
Pero la alopecia en mujeres, más que un problema físico, es un estigma social, tiene repercusiones psicoemocionales más acusadas que en los hombres. De hecho, en varios estudios ha quedado patente que en las pacientes con cáncer el principal factor limitante a la hora de repetir los ciclos de quimioterapia es la alopecia. El hecho de no tener pelo y tener que ir con un pañuelo en la cabeza es un signo que para muchas indica enfermedad, un estigma social. (Con información de abc.es)

publicidad

publicidad

publicidad