publicidad

5 mejores técnicas para controlar las preocupaciones
Emociones

5 mejores técnicas para controlar las preocupaciones

Foto: Andrea Piacquadio en Pexels

Controlar las preocupaciones no es fácil, pero de no hacerlo, estamos en riesgo de sufrir ansiedad y hasta depresión

  • SUSANA CARRASCO
  • 01/09/2020
  • 13:39 hrs.

¿Piensas demasiado en los problemas, al grado de pasar noches enteras sin dormir? Pensar demasiado en aquello que nos preocupa es uno de los peores enemigos del bienestar y si ya no quieres que domine tu vida, te compartimos las 5 mejores técnicas para controlar las preocupaciones de forma sencilla.

Todos nos preocupamos por el futuro, por los errores del pasado, por el trabajo, la familia y especialmente en estos tiempos, por la salud, sin embargo, cuando estos pensamientos aparecen desde el primer minuto que nos levantamos y persisten durante todo el día e incluso, la noche, poco a poco iremos notando efectos negativos en nuestra salud mental.


Estar preocupado todo el tiempo es un proceso que, de acuerdo con Ad Kerkhof, psicólogo clínico de la Universidad Vrije de Ámsterdam, genera mucha ansiedad y conduce poco a poco a la depresión, llegando en los casos más graves, hasta el suicidio. Por ello, es fundamental que no permitas que las preocupaciones dominen tu vida y te esfuerces por aprender a controlarlas.

Técnicas para controlar las preocupaciones

Según afirma el especialista a la BBC, "es normal preocuparse, pero si todos los días tienes los mismos pensamientos y ya no puedes controlarlos, entonces te estás preocupando demasiado". Si te sientes identificado con esto, ten calma, pues hay técnicas para controlar las preocupaciones de forma muy sencilla:

1. Limita el tiempo para estar preocupado

En un intento por dejar de preocuparse, hay personas que están todo el día pensando en que deben dejar de hacerlo, lo que, por supuesto no funciona, pues cuanto más intentemos no recordarlo, nuestro cerebro hará todo lo posible por traerlo de vuelta.

Lo mejor que puedes hacer es establecer un tiempo a lo largo del día dedicado exclusivamente a pensar en las preocupaciones. Se recomienda hacerlo en dos periodos de 15 minutos, uno por la mañana y otro por la tarde. De esta manera, siempre que una preocupación invade tu cabeza, debes repetirte a ti mismo que ahora no es el momento y debes intentar pensar en ello hasta la hora determinada.

TAMBIÉN LEE: 3 consejos para aprender a perdonarse a uno mismo

2. Habla con alguien

Estar sumergido en las preocupaciones y no poder compartirlo con alguien es una de las sensaciones más desagradables, pero no tiene que ser así. Cuando sientas que algo te abruma demasiado, habla con alguien de confianza y expresa cómo te sientes. Ver las cosas desde el punto de vista de otra persona puede ayudarte a aclarar el panorama y hasta te podrías dar cuenta de que es algo que no merece tanta preocupación. Así que no te guardes los problemas, siempre es bueno platicar y desahogarse.

3. Usa recuerdos positivos

En muchos casos, es imposible controlar las preocupaciones por la noche, ya que es cuando no están aquellas distracciones que alejan nuestra mente de ello y si es tu caso, puedes manejarlo destinando unos minutos, no más de cinco, a pensar en esas preocupaciones y luego, programa otros 10 para pensar en un recuerdo positivo, como un momento en que te sentiste muy, feliz, orgulloso o relajado, concéntrate y trata de traer de vuelta esas emociones positivas tal como ocurre con lo negativo que traen las preocupaciones. Analiza los detalles, recuerda los sonidos, los colores, las sensaciones y sigue pensando en ello, de manera que sigas preocupado pero esta vez, sobre algo positivo.

4. Escribe

Escribir un diario puede ser una excelente forma de desahogarse y expresar las preocupaciones, de manera que no se queden solo en nuestra cabeza. Así que elige una bonita libreta, personalízala si es necesario con fotografías lindas o un forro muy bonito y déjate llevar por tus emociones al escribir. Verás cómo te liberas de esos pensamientos que te agobian y lo mejor es que podrás verlos desde otra perspectiva para encontrar una solución.

5. Busca distracciones

Los primeros días que aplicas las técnicas para controlar las preocupaciones es probable que los pensamientos negativos aparezcan fuera de tu "tiempo de preocupación", y lo que puedes hacer para evitarlos es buscar distracciones que entretengan a tu mente y te alejen de la ansiedad, puede ser algo tan sencillo como leer un libro, llamar a un amigo, escuchar música o poner tu película favorita. Esto no significa que evites tus problemas o los ignores, sino que los afrontes en el momento y tiempo adecuados, lo que permite que no vivas agobiado todo el tiempo.

Recuerda que preocuparse demasiado no solo es algo angustioso que impide disfrutar del presente, también puede provocar trastornos de ansiedad, afectar la eficiencia cognitiva, la productividad laboral y las relaciones personales.

SIGUE LEYENDO: ¿Por qué me dan ataques de ira constantemente?

(Con información de BBC Mundo y Mejor con Salud) 


publicidad

publicidad

publicidad