publicidad

5 cosas que todas las mujeres deben saber sobre la flora vaginal
De Mujeres

5 cosas que todas las mujeres deben saber sobre la flora vaginal

Los hombres pueden influir en el cuidado de la flora vaginal. Foto: Dainis Graveris en PEXELS

La flora vaginal ha sido parte del cuerpo femenino desde siempre, pero hasta hace poco se comenzó a estudiar a profundidad

La vagina está compuesta por un conjunto de bacterias “buenas” que nos protegen de infecciones, las cuales se conocen comúnmente como flora vaginal. Aunque se habla mucho al respecto, lo cierto es que hay al menos 5 cosas que todas las mujeres (y hombres) deben saber sobre la flora vaginal.

(Foto: Pexels) 

Este conjunto de bacterias están muy conectadas a la flora intestinal y su misión es funcionar como una barrera para evitar que proliferen infecciones que dañen los órganos sexuales y reproductores. Esto es todo lo que tienes que saber al respecto.

Microbiota o flora vaginal

La flora vaginal se conoce también como microbiota o microbioma vaginal y de acuerdo con Francisca Molero, sexóloga y ginecóloga de la Federación Española de Sociedades de Sexología, a pesar de llevar mucho tiempo conviviendo con estos microorganismos, todavía sabemos muy poco de ellos.

Tener una buena flora vaginal no solo es cosa de mujeres, también los hombres pueden alterarla, por lo que es fundamental que ambos sexos tomen en cuenta la siguiente información:


1. Se compone de lactobacilos

Una vagina sana necesita tener distintas bacterias, pero prefiere las del tipo lactobacilos. Estas bacterias producen ácido láctico, lo que le da el ambiente ácido a la zona íntima que, al mismo tiempo, protege de otras bacterias dañinas. Puede haber hasta 100 tipos diferentes de lactobacilos, aunque unos son más predominantes que otros.

De hecho, los lactobacilos también se encargan de la salud del bebé cuando está en el vientre.

TAMBIÉN LEE: 7 tips para usar una copa menstrual al hacer ejercicio 

2. Se modifica en cada etapa de la mujer

La microbiota vaginal no es igual siempre, sufre cambios en función de la etapa de vida de la mujer, presentándose las principales durante la niñez y antes de la menstruación, cuando aparece la menstruación, en el embarazo y durante la menopausia.

(Foto: Pexels) 

3. Tiene muchos enemigos

Como ya lo mencionamos, una buena flora vaginal empieza por un intestino sano, por lo que una mala dieta rica en azúcares y grasas no ayuda. Aunado a ello, hay muchos otros factores que pueden influir para desequilibrarla.

Entre los más comunes están los antibióticos de amplio espectro, los tratamientos de inmunosupresión, ciertos cánceres y los anticonceptivos hormonales de baja dosis. De igual forma, la menopausia hace que disminuyan los lactobacilos, favoreciendo infecciones vaginales y de orina.

(Foto: Pexels) 

La higiene íntima excesiva, el uso de jabones fuertes y los productos para disimular el olor también destruyen la flora natural de la vagina, al igual que ciertos productos sanitarios como toallas o tampones que llevan blanqueadores o productos químicos nocivos.

De igual forma, la ropa interior excesivamente apretada, elaborada con fibras o tintes sintéticos sumada al calor de la zona, contribuyen a un daño del microbioma íntimo.

4. Los hombres pueden ayudar a cuidarla

De acuerdo con un artículo de la BBC , hace años un equipo científico descubrió que las mujeres con parejas circuncidadas tenían un riesgo menor de desarrollar vaginosis bacteriana. Desde entonces, se ha estudiado cómo influye el hombre en la salud íntima femenina.

Se ha visto que las bacterias de los genitales masculinos se acumulan en el repliegue del prepucio, la extensión de la capa de piel que rodea el pene y cubre el glande, por lo que el sexo con hombres no circuncidados y que no se aseguran de lavar bien su zona íntima podrían poner en riesgo de infección a su pareja.

Además, un estudio realizado por científicos australianos demostró que en las mujeres que tienen relaciones sexuales sin condón, los lactobacilos van desapareciendo con el tiempo y dan lugar a otro tipo de bacterias dañinas que causan problemas como la vaginosis bacteriana.

5. Desequilibrio aumenta el riesgo de VIH

Además de que se corre un mayor riesgo de infecciones íntimas cuando no se cuida la flora vaginal, varios estudios en África confirman que las mujeres que no tienen un microbioma vaginal saludable tienen casi el doble de probabilidades de contraer VIH en comparación con aquellas que si mantienen un equilibrio saludable.

(Foto: Pexels) 

Ya lo sabes, mantener una buena microbiota o flora vaginal no solo te evitará molestias como irritación, comezón o mal olor en la zona íntima, sino que te mantendrá a salvo de enfermedades graves y hasta hará que disfrutes más de tus relaciones, así que asegúrate de hacer lo necesario para cuidarla.

SIGUE LEYENDO: 7 dudas frecuentes sobre el síndrome de ovario poliquístico 

(Con información de BBC, Infosalus y SModa )

publicidad

publicidad

publicidad