publicidad

5 consejos para dejar de tocarse la cara todo el tiempo
Vida Sana

5 consejos para dejar de tocarse la cara todo el tiempo

Foto: tomada de la web

Para muchos, dejar de tocarse la cara es casi una misión imposible, pero es necesario lograrlo para evitar la propagación de enfermedades como el coronavirus

  • SUSANA CARRASCO
  • 16/03/2020
  • 13:52 hrs.

Una de las principales recomendaciones para prevenir el coronavirus o Covid-19 es evitar tocarse la cara, sobre todo los ojos, la boca y la nariz pero, ¿cómo lograrlo? Para algunas personas no es fácil, pues no poder dejar de tocarse la cara tiene que ver con altos niveles de estrés y ansiedad.

Sin embargo, los expertos te dan algunas recomendaciones para cumplir con esta medida sanitaria sin fallar en el intento.

¿Cómo dejar de tocarse la cara?

Dejar de tocarse la cara parece fácil pero no lo es, ya que es un movimiento que tenemos muy arraigado, para ser exactos, desde antes de nacer. Es algo que hacemos automáticamente, casi sin darnos cuenta y que requiere de un gran esfuerzo para no hacerlo.

Según un estudio de la Universidad de Nuevas Gales del Sur, en promedio una persona puede tocarse la cara 2,6 veces por minuto y hasta 23 veces por hora.

Ese mismo estudio reveló que en cuatro de cada 10 veces que llevamos las manos a la cara, nuestros dedos tocan la boca, nariz u ojos.

Pero, ¿por qué no podemos dejar de tocarnos la cara? Aparte de motivos obvios como quitarnos las lagañas o aliviar la comezón en alguna zona, los expertos señalan que la mayoría de las veces, este movimiento surge como reflejo de un alto nivel de estrés o ansiedad.

TAMBIÉN LEE: ¿Limpiadores y desinfectantes eliminan el coronavirus?

Incluso algunos investigadores señalan que es una respuesta inconsciente a la incomodidad a una relación interpersonal o de aburrimiento en una conversación.

Sin embargo, debemos dejar de hacerlo, pues según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, el 80% de las infecciones se contagian a través de las manos, cuando nos tocamos boca, ojos y nariz

¿Cómo dejar de tocarnos la cara? A continuación algunas recomendaciones:

1. Deja de pensar en ello

Cuando te repites a ti mismo que tienes que dejar de tocarte la cara, es posible que causes el efecto contrario y hagas que aumenten tus pensamientos al respecto.

En ese sentido, la psicóloga Cristina Wood, señala que la clave está en cuidar cómo nos hablamos.

"Es contraproducente, si te lo repites puede que hasta te empiece a picar la nariz", indica.

Lo mejor es buscar frases positivas que te hagan dejar ese hábito de forma más efectiva, como “voy a mantener las manos a los lados del cuerpo”, en lugar de estarte repitiendo “no te toques la cara”.

2. Anticipa 

La experta aconseja tomar el control de la situación en caso de que haya mucha ansiedad y movimientos repetitivos, pues esto genera inquietud y que acabemos perdiendo el control de las manos, aumentando la probabilidad de llevarlas a la cara.

Lo mejor es tratar de visualizar en la mente los movimientos que vamos a hacer para evitar tocar superficies contaminadas y luego tocarnos la cara.

Hacerlo nos puede tranquilizar y al final, evita que tengamos pensamientos ansiosos sobre aquello que ya tocamos y que pueden afectar nuestra salud.

3. Échate porras

Decirte a ti mismo que lo estás haciendo muy bien cada vez que sales a la calle y no te tocas la cara, es una herramienta muy poderosa para hacer perdurar los efectos de este buen hábito, pues te ayuda a ganar confianza y seguridad.

Además, tú y otros de tus amigos se proponen dejar de tocarse la cara y se apoyan mutuamente, puede ser más fácil cumplir con el objetivo.

4. Ríete

La risa y el buen sentido del humor pueden contrarrestar de forma efectiva los efectos de la ansiedad y el estrés, así que procura mantener una buena actitud para evitar los movimientos repetitivos que hagan que te lleves las manos a la cara.

5. Apóyate en algunos recursos

Lo mejor para evitar estar en contacto con virus peligrosos que después pueden terminar en tu cara, es mantener la distancia social tratando de salir a la calle lo menos posible.

Si no puedes evitarlo, puedes apoyarte en otros recursos, como poner tus manos en los bolsillos cuando entres en lugares sucios o usar unos guantes.

Dejar de tocarse la cara no es fácil, pero si te lo propones, poco a poco podrás cambiar ese hábito que no solo refleja el estrés y la ansiedad, sino que puede marcar la diferencia en un momento en que el que hay un alto riesgo de contagio de coronavirus

SIGUE LEYENDO: Pacientes asintomáticos de coronavirus, un foco de contagio 

(Con información de Buenavida)


publicidad

publicidad

publicidad