publicidad

3 consejos para aprender a perdonarse a uno mismo
Emociones

3 consejos para aprender a perdonarse a uno mismo

Perdonarse a uno mismo trae paz mental y aprendizajes. Foto: Designed by Freepik

Perdonarse a uno mismo no es fácil, pero dar el primer paso para hacerlo aporta múltiples beneficios a la salud física y mental

  • SUSANA CARRASCO
  • 05/08/2020
  • 12:00 hrs.

Tomar decisiones es parte de la vida y no siempre lo hacemos de la mejor manera, podemos equivocarnos, fallar y herir a otros. Pero esas experiencias son parte de lo que somos y para avanzar, es importante aprender a perdonarse a uno mismo.

¿Cómo lograrlo? Es inevitable cometer errores, todos lo hacemos, pero está en ti aprovechar esas equivocaciones para aprender y ser una mejor persona o quedarte ahí solo lamentándote por las cosas que pudiste hacer y que por distintas circunstancias, no ocurrieron.

Si solo te enfocas en tus fallas, es probable que vivas la mayor parte del tiempo sintiendo culpa y arrepentimiento, emociones negativas que solo traen dolor y amargura a tu vida. Así que atrévete a hacer un cambio y conoce cómo aprender a perdonarte.

Cómo aprender a perdonarse a uno mismo

El perdón es un proceso complicado que requiere de compromiso, esfuerzo y, sobre todo, paciencia, pues supone la decisión de olvidar el resentimiento y los sentimientos de culpa. Requiere comprender que nuestros errores son parte de lo que somos y que vivir lamentándose por las acciones que ya no podemos cambiar solo paraliza nuestro presente y no nos permite avanzar.

Aunque no es fácil, perdonarse a uno mismo puede tener diversos beneficios de acuerdo con Mayo Clinic, como relaciones más saludables, mejor salud mental, menos ansiedad, estrés y síntomas de depresión, así como un sistema inmune más fuerte, mejor salud del corazón y mayor autoestima.

Aprender a perdonarse a uno mismo requiere de tres pasos fundamentales:

1. Acepta lo que hiciste en el pasado

La mayoría de las veces, pensamos en nuestras decisiones pasadas desde el punto de vista de la persona que somos hoy, pero lo que sabemos actualmente, puede hacer que los errores se vean mucho más graves de lo que fueron en su momento y eso genera un autocastigo y un gran sentimiento de culpa.

Debemos tomar en cuenta que en el momento en que cometimos esos errores, muy probablemente nos faltaba madurez y experiencia, así que debemos empezar a aceptar lo que hicimos pensando que, en ese momento, fue lo mejor que pudimos hacer en función de nuestras circunstancias.

Así que deja de castigarte, lo que ocurrió no puede cambiarse, pero lo que sí es posible es aprender y ser compasivo con tu yo del pasado. Esa persona no sabía lo que sabes hoy, sus recursos eran limitados, quizás sus prioridades eran distintas a las que tienes actualmente y sus miedos eran mucho mayores. Piensa en que hiciste lo mejor que pudiste.

TAMBIÉN LEE: La razón por la que algunas personas no aceptan sus errores

2. Deja ir el rencor

Aprender a perdonarse a uno mismo puede ser complicado porque implica justificar un comportamiento que estuvo mal, así que preferimos aferrarnos al rencor, pensando que merecemos un castigo por las malas decisiones del pasado. No obstante, negarse a perdonar los propios errores causa heridas, nos llena de amargura y nos impide seguir adelante.

Según un artículo de La mente es maravillosa, la culpa sin acción es el sentimiento más inútil que existe, porque no nos alivia en absoluto, al contrario. En ese sentido, es ideal hacer algo al respecto y pedirnos perdón de manera honesta, buscando compensarnos. Por ejemplo, si nos quedamos callados cuando alguien nos hizo sentir mal en el pasado, hay que disculparse con uno mismo por no haberse defendido mejor en ese momento y tomar la decisión de poner en primer lugar el amor propio de ahora en adelante, trabajar en ello, liberarse y seguir con la vida.

3. Conviértelo en un aprendizaje

Ver los errores como algo malo no aporta ningún beneficio a tu vida y de hecho, no hay razones para hacerlo, porque las cosas que salen mal también son necesarias, forman parte del aprendizaje y del crecimiento, nos ayuda a conocernos mejor y sobre todo, a volvernos una mejor versión de nosotros mismos. Incluso el peor error de tu vida puede dejarte una valiosa lección que de no haber ocurrido, no te habría permitido ser quien eres hoy, así que asegúrate de siempre aprender algo de los errores, porque mientras eso ocurra, significa que no has fallado.

Aprender a perdonarse a uno mismo no es fácil, eso es un hecho, pero empezar a dar los primeros pasos para lograrlo hará una gran diferencia en tu vida, te sentirás más tranquilo, en paz y libre. Recuerda que tus errores no te definen, sino la forma en que actúas ante ellos, así que acéptalos, compréndelos, perdónate y continua con tu vida sin castigarte.

SIGUE LEYENDO: Psicoterapeutas revelan cómo interpretar el significado de los sueños

 


publicidad

publicidad

publicidad