publicidad

10 formas en que podrías estar usando mal los tampones
De Mujeres

10 formas en que podrías estar usando mal los tampones

Foto: tomada de la web

Los tampones son una excelente opción para protegerte durante le menstruación, pero algunos errores podrían arruinar sus ventajas y poner tu salud en riesgo

  • SUSANA CARRASCO
  • 21/05/2020
  • 18:10 hrs.

Los tampones son el método favorito de muchas para absorber el flujo menstrual durante la regla, sin embargo, todavía existe mucho desconocimiento sobre el uso correcto y las precauciones que se deben seguir para no tener complicaciones como el síndrome de shock tóxico. Conoce las 10 formas en que podrías estar usando mal los tampones y cómo corregirlo.

Usar mal los tampones

Los tampones se insertan en la vagina para absorber el flujo menstrual durante el periodo, tienen forma cilíndrica y están hechos de algodón, rayón o una mezcla de ambos. Pocas mujeres lo saben, pero la U.S Food and Drug Administration (FDA) regula estos productos como dispositivos médicos, por lo que aprender a usarlos correctamente es la única forma de evitar complicaciones.

Una de los riesgos es el síndrome de shock tóxico, que puede causar daños a los órganos como el riñón, el corazón y el hígado. En casos graves, incluso puede causar la muerte.

Por ello es importante que sepas cuáles son las 10 formas en que estás usando mal los tampones y cómo corregirlo:

1. No te lavas las manos antes de colocarlos

Los tampones literalmente están dentro de tu cuerpo cuando los usas, por lo que es muy importante que te laves las manos antes de tocarlos e introducirlos, de lo contrario, te pones en riesgo de que entren bacterias que puedan causarte infecciones peligrosas. Así que asegúrate de lavarte las manos con agua y jabón o en su defecto, con gel antibacterial antes y después de ponértelos o quitarlos.

2. Lo colocas mal

Cuando no tienes mucha experiencia usando tampones es posible que cometas algunos errores al colocarlo, aunque no es difícil que te des cuenta, pues un tampón mal colocado da muchas molestias e incomodidad.

Recuerda que después de ponértelo no deberías sentirlo, así que, si sientes dolor o cualquier molestia, sácalo y ponlo correctamente hasta que te sientas cómoda.

3. Usas tampones de absorción alta durante todo tu periodo

Los tampones muy absorbentes aumentan el riesgo del síndrome de shock tóxico porque hacen que se seque el tejido vaginal y de acuerdo a un estudio publicado por la European Journal of Obstetrics & Gynecology and Reproductive Biology, esta sequedad genera grietas en la pared vaginal, aumentando las posibilidades de infecciones.

Por ello es importante que solo los uses cuando tu flujo es demasiado abundante. Si tu flujo es regular, opta por tampones de absorción normal y cámbialos frecuentemente.

TAMBIÉN LEE: Alteraciones en tu ciclo menstrual durante la cuarentena 

4. Dejas el mismo tampón todo el día

El hecho de que el tampón esté dentro de tu cuerpo y no lo veas cada vez que vas al baño no significa que no debas cambiarlo seguido y, de hecho, la Universidad Americana de Ginecología indica que se deben cambiar cada cuatro a máximo ocho horas.

Esto porque como mencionamos, puede generar resequedad en la vagina y te hace propensa a infecciones.

5. Usas tampones los días que no te baja solo por si acaso

Los tampones solo tienen la función de absorber el flujo menstrual, no el flujo vaginal que puede haber normalmente, así que solo debes usarlos en esos días. Dejarte un tampón seco puede causarte molestias y alterar el pH de tu zona íntima.

Si quieres mantenerte protegida todo el mes es mejor que optes por pantiprotectores diarios.

6. Duermes con un tampón puesto

No debes dejarte puesto por ningún motivo un tampón por más de ocho horas, así que dormir con uno puesto puede resultar muy peligroso porque es probable que no se pueda respetar esta regla. La FDA señala que lo mejor es protegerte con toallas sanitarias por la noche.

7.Usas tapones con aroma

El Departamento de Salud en Estados Unidos señala que algunas mujeres podrían tener reacciones desfavorables por el uso de tampones perfumados, como irritación, picazón o hasta infecciones. Lo mejor es que uses tampones sin ningún tipo de aroma.

8. No revisas que está en buen estado

Antes de ponerte un tampón siempre debes revisar que el empaque donde venía haya estado bien cerrado, solo así es seguro que esté libre de bacterias y suciedad. También verifica que el cordón no esté roto o deshilado.

9. No lo cambias después de nadar

Es ideal que cambies tu tampón después de nadar en una alberca o en el mar, pues el agua puede llegar hasta donde está y la humedad empezará a acumularse, lo que eleva las posibilidades de una infección íntima.

10. Los guardas en lugares incorrectos

Debes mantener tus tampones en lugares donde no haya humedad, así que es un error dejarlos en el baño porque pueden dañarse. Es mejor que los guardes en tu cuarto o en tu closet, así no hay riesgos.

Los tampones son una excelente opción durante la menstruación, no tienes que dejar de usarlos, solo procura tener cuidado con estos errores que pueden ponerte en riesgo.

SIGUE LEYENDO: 5 cambios que experimentas en los pechos durante tu ciclo menstrual


publicidad

publicidad

publicidad